Cierre del 35 Festival Internacional de Mar del Plata

Fin de fiesta feliz

Cecilia Barrionuevo y Fernando Juan Lima en la ceremonia virtual de cierre del encuentro, junto al equipo de programadores.

El cine cordobés descolló en Mar del Plata y “Esquirlas” se llevó cinco premios, entre ellos a Mejor Directora para Natalia Garayalde   

La entrega de premios del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata confirmó anoche lo que ya se intuía en el éter invisible del universo virtual en que se desarrolló la 35 edición, que se volvió la más importante para la historia de Córdoba. Si bien los premios constituyen una instancia relativa para validar la calidad de un filme, lo cierto es que nuestra Provincia nunca se trajo tantos galardones del encuentro marplatense: casi todas las películas participantes en las competencias oficiales merecieron algún reconocimiento, algo que no es casualidad pues todas ostentaron a su modo una calidad infrecuente en el encuentro de la ciudad feliz (hasta se diría que “Un cuerpo estalló en mil pedazos”, de Martín Sappia, la única que se quedó sin galardones, merecía otra suerte).

El protagonismo absoluto se lo llevó “Esquirlas”, de Natalia Garayalde –habitual columnista de HOY DÍA CÓRDOBA-, quien en su debut como directora se alzó con el premio oficial a la Mejor Dirección de la Competencia Argentina de Largometrajes, además de varios premios no oficiales, sección donde literalmente arrasó: se llevó el reconocimiento a la Mejor Película Argentina otorgado por la Asociación de Cronistas Cinematográficos (ACCA), el premio a la Mejor Ópera Prima dado por la Asociación de Directores de Cine PCI, a la Mejor Película de Perspectiva de Género y una Mención Especial por su Edición, para Julieta Seco y el citado Martín Sappia, director de “Un cuerpo…” que mereció este reconocimiento. A su vez, dentro de la misma Competencia Argentina de largos, “Las motitos”, de Inés Barrionuevo y Gabriela Vidal, se llevó el premio Patacón a Mejor Actriz para Carolina Godoy y el premio que otorga la Asociación Argentina de Sonidistas Audiovisuales al Mejor Sonido, para Atilio Sánchez.

Ya en el apartado de cortometrajes, el jovencísimo director Pablo Martín Weber, estudiante del Departamento de Cine de la Facultad de Artes de la UNC, se llevó el Premio Astor Piazzolla al Mejor Cortometraje de la Competencia Argentina, máximo galardón de la sección oficial, con su particularísimo “Homenaje a la obra de Philip Henry Gosse”, que también ganó dos premios respectivos en la sección independiente, con el premio a Mejor Corto que otorga el Fondo Nacional de las Artes y el premio homónimo que elige el Banco Nación, Lahaye Media y Pomeranec Sonido. Para completar el podio, el cortometraje “Distanciades”, de Paula Arancibia Bravo, también estudiante de la UNC, mereció una Mención Honorífica del jurado del Premio Georges-Méliès al Mejor Cortometraje Latinoamericano con temática de diversidad.

De esta manera, en una edición insólita donde Mar del Plata consiguió mantener su estándar de calidad en la programación y las actividades paralelas pese a las dificultades de la pandemia, Córdoba brilló con luz propia gracias al talento de sus directoras y directores, que se siguen renovando en un contexto de mayor equidad, pues este año participaron en igualdad numérica tanto hombres como mujeres. Un reconocimiento merecido y una noticia para celebrar en un año durísimo para la comunidad cinematográfica local.

Natalia Garayalde agradeció vía virtual los reconocimientos.

Por lo demás, el documental español “El año del descubrimiento”, de Luis López Carrasco, ganó el Astor de Oro como la Mejor Película de la Competencia Internacional, mientras que el argentino Nicolás Prividera se llevó el premio al Mejor Guion por “Adiós a la memoria”, la actriz María Villar se impuso en la categoría Mejor Interpretación por su notable papel en “Isabella”, de Matías Piñeiro, quien además ganó el reconocimiento a la Mejor Dirección de la sección; y la debutante coreana Yoon Dan-bi obtuvo el Premio Especial del Jurado por “Moving on”.

Notable entrecruzamiento de tiempos, imágenes y sonidos, el documental de López Carrasco aborda la crisis de la región de Murcia en 1992 a través de los testimonios de los propios operarios e hijos de trabajadores que relatan la tragedia social que vivió esta zona de España mientras Barcelona se preparaba para recibir los Juegos Olímpicos de 1992, en un filme que propone una narración simultánea y paralela entre ese pasado y el presente que lo vuelve muy original.

En la Competencia Latinoamericana se impuso la extrañísima “Los conductos”, película realizada en fílmico por el director colombiano residente en Francia Camilo Restrepo. Suerte de thriller alucinado, donde las sombras tienen más protagonismo que la luz, el filme sigue la suerte de un personaje decidido a matar al jefe de una secta a la que ha pertenecido, en una suerte de alegoría sobre la violencia en Colombia que tiene mucho de realidad: el actor principal en realidad se interpreta prácticamente a sí mismo porque vivió una historia similar. Los filmes “Mascarados”, de los hermanos brasileños Marcela y Henrique Borella, y “Fauna” del mexicano Nicolás Pereda, recibieron también Menciones Especiales en la sección.

En cuanto a la competencia de cintas nacionales, además de los premios a las películas locales ya reseñados, “El tiempo perdido”, de María Álvarez, ganó como como Mejor Largometraje y el director Edgardo Castro recibió una mención especial por “Las ranas”. En la Competencia de Estados Alterados, por último, la Mejor Película fue la notable “Mes chers espions”, de Vladimir León, y el jurado otorgó una mención especial para “Heliconia”, de Paula Rodríguez Polanco.

Se terminó así una nueva edición de Mar del Plata, donde el festival tuvo que asumir nuevos desafíos ante la imposición de la virtualidad, que todo indica fueron superados: según los primeros números, más de 250.000 espectadores participaron del encuentro vía su sitio oficial (100.000 a través de Cine.ar Play y TV y 180.000 vistas en el canal de YouTube), una repercusión que confirma la necesidad de federalizar este tipo de encuentros. Acaso el futuro traiga nuevas posibilidades y esperanzas.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: