Casa propia

Una exégesis del hombre común

casa_propia_0_0

Entrevista a Rosendo Ruiz por el estreno de “Casa propia”, su nueva película

El estreno en el Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici) confirmó lo que se sospechaba: Rosendo Ruiz había dado con “Casa propia” otro vuelco inesperado en su carrera cinematográfica. El regreso del director más conocido de nuestra ciudad a las producciones de envergadura profesional tiene poco que ver con el ánimo festivo, juvenil y popular que caracterizó a sus anteriores obras (basta citar a “De Caravana” -2010-, “Tres D” -2014- y “El deportivo” -2015- para certificarlo), aunque sigue anclado en una clase social específica. Contra la multiplicidad de personajes y situaciones de su cine previo, Ruiz se concentra aquí en un protagonista exclusivo: un profesor de secundaria llamado Alejandro (interpretado por Gustavo Almada, también co-guionista del filme) que a sus 40 años no ha formado familia, sigue viviendo con su madre, enferma de cáncer, y siente una frustración como constante horizonte de vida.
Se trata de un personaje sin grandes virtudes, calificado incluso como “machista” y “cínico” por algunas críticas, aunque acaso personifica al hombre común, un habitante más de la fauna urbana que en principio no parece atractivo para la pantalla grande. He ahí la primera virtud de “Casa propia”, que apuesta a romper con varios estereotipos para contar la experiencia de la vida popular: los esfuerzos y padecimientos que tantos deben pasar para conseguir tener una vida propia.

¿Cómo nació la película?
Rosendo Ruiz (RR): De una crisis particular que estaba pasando un grupo de amigos, quienes estaban llegando a los 40 años y estaban pasando por una situación socio-económica similar a la del personaje. Algunos de ellos tenían problemas con la madre, otros con los padres, yo mismo y Gustavo Almada estábamos pasando nuestros propios conflictos con respecto a la edad. Y nos pareció interesante construir una película en torno a los conflictos que estábamos atravesando. Particularmente, nos inspiramos en un amigo que estaba avergonzado por una situación: él vivía con su madre, quien estaba atravesando por una enfermedad terminal, pero luego se recuperó y cuando le informan que iba a sanar, se sintió terriblemente angustiado al reconocer que la muerte de su madre significaba una gran libertad para él. Se sintió muy mal por esos sentimientos, pero lo pudo reconocer, y a mí me pareció un punto de partida muy interesante para construir una película.

¿Cuáles son las novedades que Casa propia trae a tu cine?
R.R.: La principal novedad es que por primera vez nos metemos con un sólo personaje para seguirlo a rajatabla, ya que Gustavo está en el 95 por ciento de los planos. Con la cámara lo seguimos muy de cerca en sus distintos conflictos, en sus derroteros y en los momentos claves que vive. Creo también que aquí abordamos problemas un poco más adultos, ya que hasta ahora habíamos hecho películas de jóvenes o de adolescentes, pero aquí se trata de problemas de personas que tienen más de 40 años. El hecho de buscar personajes que puedan no resultar agradables, porque por ahí el espectador puede no quererlos, es también una novedad. Pero es un personaje posible en la vida: una persona ordinaria, común, a quien decidimos volver extraordinario al dedicarle una película. En la tridimensionalidad que buscamos del personaje, lo agarramos en un momento de su vida que está realmente agobiado, angustiado y atropellado por los deseos no satisfechos que tiene: por primera vez nos metimos también con tanta profundidad en un personaje.

¿Qué es lo que atrajo del personaje?
R.R.: Lo que me atrajo fue llevar a la pantalla una persona que podía tener rasgos negativos en su vida, aunque no creo que sea sólo eso lo que muestra la película, porque creo que puede ser machista como muchos lo somos por momentos porque todos nos estamos deconstruyendo como podemos. Al personaje le tengo cariño, sé que tuvo una vida oscura, muy difícil y sacrificada. Es la historia de un hombre desesperado por la necesidad de liberarse de ciertas ataduras, ciertos manejos de los que se siente preso, por eso creo que vale la pena contarlo y mostrarlo.

Con el contexto de las luchas feministas que vivimos, ¿qué te parece que la película refleja de la masculinidad contemporánea?
R.R.: El personaje tiene algunas conductas machistas muy claras, como en una escena donde se sienta a desayunar y le dice al hijo de la novia que le ayude a armar la mesa. Otro momento puede ser cuando va a una casa de prostitución. Pero creo que está muy bueno que la película se estrene en este momento para seguir ampliando la discusión porque creo que el machismo nos atraviesa a todos: no es una condición de los hombres sino de toda la sociedad. Creo también que las personas somos complejas y todos en algún momento sacamos distintas aristas al exterior. Yo mismo voy descubriendo actitudes machistas que he tenido, voy descubriendo que he sido cínico alguna vez, he sido pusilánime en otras, creo que no son sellos en los que haya que encasillar a una persona, sino que todos podemos tener esos matices. Por eso, no encasillaría al personaje sólo en esa conducta, porque también tiene otras actitudes como su preocupación por cuidar a la madre. De todas formas, si la película sirve para debatir sobre el tema y sobre ¿Qué es la femeneidad? y ¿Qué es el machismo?, en buena hora.

rosendo_5

Rosendo Ruiz

Para mí, el personaje vive la experiencia de la frustración continua, ¿en qué medida crees que refleja la experiencia de otra gente?
R.R.: Creo que hay una gran desazón social, una gran desilusión a nivel general, que viene desde arriba: desde el Gobierno y las medidas que va tomando, que nos obligan a tener que luchar cada vez más para poder vivir o sobrevivir. Creo que es muy amplio el rango de gente que la está pasando mal. Una de las razones por las que la vida lo sorprende a Alejandro viviendo con su madre a los 40 años es un problema económico, social, que lo atraviesa como a mucha gente de clase media o media-baja, a quienes les cuesta muchísimo poder generarse un espacio propio y poder cuidar a una madre al mismo tiempo.

¿Cuáles son los criterios que usaste para filmar a este “hombre común”?
R.R.: El primer criterio fue una fuerte referencia en el cine rumano, porque sentí que era una buena inspiración para “Casa propia”. Son películas que tienen una luz bastante natural y un tratamiento de la historia realista, basado en el uso de planos secuencia que ponen el foco en la interpretación de los actores. Fue un primer criterio estético para filmar esta vida de “hombre común” entre comillas. Después, la idea fue estar mucho tiempo con la cámara sobre él, pues Gustavo está en el 95 por ciento de los planos. También metimos algunos momentos más oníricos y más poéticos como algunos sueños o ciertos momentos de música extradiegética que sale muy en primer plano.

¿Por qué decidiste comenzar la película con un plano de chicos jugando al fútbol?
R.R.: La razón del plano inicial era para marcar justamente el cambio que había en ella con respecto a mis anteriores películas. La idea era empezar en la calle, en el ámbito de lo público, con chicos cordobeses peloteando y tomando mientras hacen tiempo para ir al baile, justamente como un eslabón con algunas de las películas que habíamos hecho antes como “De Caravana” o “El Deportivo”; para decidir dejarlas atrás y meternos con la cámara adentro de un ámbito privado, adentro de una casa, en una situación más íntima que las películas que veníamos tratando. No sé si es un “salto al vacío” pero sí es un cambio consciente de tono, de película, de personaje y profundidad, lo que no quiere decir que no pueda volver a hacer una película como las anteriores, populares y de otro tono y color. Me gusta poder ir probando e indagando en distintas formas de hacer cine, ya sea de género, de autor, más libre o mezclando géneros. Me gusta probar distintas maneras de relacionarme con el cine.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

PD: “Casa Propia” se estrenará hoy en las salas de los cines Showcase, Gran Rex y los Dinosaurio Mall de Rodríguez del Busto y de Ruta 20, en diversos horarios.

Anuncios
Published in: on 2 agosto, 2018 at 2:03  Dejar un comentario