Entrevista a John Campos Gómez

Espacios de libertad

John Campos Gómez

John Campos Gómez, programador del festival de cine Transcinema, habla de la muestra que hoy llegará a Córdoba

El universo de los festivales de cine puede resultar inabarcable no sólo por la variedad de tamaños, géneros y temáticas que implica (hay desde encuentros dedicados al Cine Queer hasta gastronomía, adolescencia, humor o “Pizza, birra y Cortos”, por nombrar un par de casos), sino por simple matemática: en Argentina, cada año superan cómodamente el centenar, aún con la caída de financiamiento que hubo en los últimos años.

Resulta por tanto una verdadera proeza que los festivales medianos y pequeños se puedan destacar en el horizonte regional. Sin embargo, el Festival Internacional Transcinema, que desde hace seis años se realiza en Lima (Perú), lo consiguió rápidamente gracias a la coherencia de su propuesta y la radicalidad de su programación, dedicada a “la no-ficción, las transficciones y otras transgresiones cinematográficas”, según reza su presentación. Desde hoy, el Cineclub Municipal Hugo del Carril (ver en Cartelera de Espectáculos) presentará una muestra de este festival independiente, titulada “Esencias Transcinemáticas”, curada por su propio programador, el crítico John Campos Gómez, que vendrá a la ciudad a presentar las ocho películas de distintas latitudes que abarca.

En este diálogo, Campos Gómez cuenta los pormenores de este audaz festival peruano, que desde hace seis años trae al continente el cine más estimulante del mundo.

¿Cómo es la propuesta que traes a Córdoba?

John Campos Gómez (JCG): Me pidieron los ganadores de todas las ediciones, pero no siempre los títulos premiados representan íntegramente la esencia de una selección. Así que opté por elegir los títulos más representativos de cada edición de nuestros primeros 5 años. Películas que considero que condensan muy bien la idea cinematográfica de Transcinema.

¿Cómo describirías al festival?

JCG: Transcinema es un festival dedicado al cine no-canónico, cine estéticamente menos “parametrable” y nada académico. Nos interesan las propuestas híbridas que rehúyen a la corrección política y a la corrección formal. Porque no todo el cine “bien hecho” es buen cine. Apostamos abiertamente por un cine de experimentación y libertad expresiva.

Todo festival propone una visión del mundo y del cine a través de su programación, ¿cuál sería la de Transcinema?

JCG: De alguna manera, en las respuestas la he ido deslizando y esa es la pura libertad cinematográfica para interpelar el mundo. Más que de una ideología específica o panfletos audiovisuales, nos importa los diversos cuestionamientos y planteamientos que el cine posibilita. Revelarnos realidades distintas a través de reflexiones liberadas de corrección política. No vamos por un cine de discurso sino uno con discurso propio a propósito de un contexto específico y sus distintas variables sociopolíticas.

En cuanto a las películas de la selección, ¿qué tienen en común y qué las distingue?

JCG: Tienen en común su libertad absoluta para plastificar la realidad en pos de un manifiesto contemporáneo sobre el estado de sus respectivos mundos. Y eso las hace indefectiblemente valiosas y diferentes al grueso de la producción incluso de cine independiente. El discurso del festival es netamente cinematográfico por sobre lo temático y esta selección pone de manifiesto eso.

¿Cómo es el oficio de programador cinematográfico?, ¿Cuáles son los desafíos que debe enfrentar?

JCG: El oficio de un programador es el de compartir cine. Pero un cine que considere valioso no sólo por placer sino por distintos motivos que puedan estimular una reflexión en el espectador con quien comparte las películas. No se trata de exponer un gusto cinematográfico en pantalla grande sino en hacer de las películas parte de una esfera pública, donde no importa sólo el cine en sí sino lo que provoca en sus respectivos contextos. Como un objeto de debate e interpelación mediante el audiovisual.

No se trata de solo escoger filmes sino en pensar qué merece la pena compartirse bajo una línea editorial específica. Los desafíos son lograr una interacción honesta, natural e inteligente con el espectador. Que haya un diálogo que se sostenga a través de las películas.

¿Qué implica programar este festival en un país como Perú?

JCG: Perú es un país muy cinéfilo, pero con oferta muy limitada -aunque cada vez menos-. Por lo mismo, merece propuestas que diversifiquen lo más posible el panorama cinematográfico local pero con coherencia y en las mejores condiciones posibles. Un muto respeto entre programadores, cineastas y público.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

La muestra “Esencias Transcinemáticas” se desarrollará desde hoy al domingo en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Aquí se puede consultar el programa completo: http://cineclubmunicipal.com/transcinema-muestra-del-festival-internacional-de-cine/

Anuncios
Published in: on 26 abril, 2018 at 1:33  Dejar un comentario  

Bafici 2018

Un refugio para la diversidad del mundo 

Laflor1

La flor

El Bafici cerró su 20 edición con un palmarés que celebra y hace honor a su historia

El Bafici “viene a cubrir un espacio vacío, como una deuda con los porteños que es, al mismo tiempo, una apuesta al riesgo. Se trata de un festival de cine ‘joven’, que no pone sus fichas en valores supuestamente seguros: en nuestra programación no hay casi ningún nombre consagrado por los años. El festival se juega por cineastas nuevos, desconocidos por el público argentino pero ya en muchos casos portadores de un prestigio incipiente, cinematografías emergentes de países cuya producción está renovando el cine mundial. El festival le ofrece al público (…) la posibilidad de convertirse en descubridores”, afirmaba ya hace 20 años Andres di Tella en el catálogo del primer Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente, que culminaba con la expresión de “un deseo ingenuo”: que esa primera edición de 1999 no fuese la última.

Efectivamente, el Bafici se logró sostener y consolidar cuando todo el país se venía abajo en ese turbulento inicio de siglo, para convertirse en pocos años en el faro de la cinefilia argentina que soñaba ser. El Bafici no sólo fue vidriera del cine independiente de toda la región, sino que también fue escuela para cientos de argentinos porque en sus salas se formaron directores, programadores, críticos y espectadores de diversas generaciones gracias al acceso que ofreció a películas de las más diversas latitudes y a los maestros entonces desconocidos que muchas veces vinieron a acompañarlas (basta citar a Pedro Costa, Bella Thar, Tsai Ming-lian, Monte Hellman, entre muchos otros), en una era donde apenas se soñaba con la vida digital que hoy regula nuestra existencia.

¿Qué pervivió de aquellos objetivos iniciales en la 20 edición del Bafici? Como ya se dijo en esta cobertura, resulta imposible intentar una evaluación objetiva de un festival que ofrece 400 películas en nueve días, pues todo recorrido supone una inevitable selección por parte del cronista, quien no obstante puede sumar elementos de juicio en las habituales charlas con colegas y directores -parte esencial de todo festival-, o la lectura de otras coberturas críticas. Aclarado esto, podemos decir que, más allá de la evidente institucionalización del festival -dato que puede ser tan negativo como positivo, pues se trata de un evento consolidado que funciona como referencia ineludible para toda la región-, el mismo palmarés final del 20 Bafici confirma su apuesta al riesgo estético, narrativo y político como bandera identitaria: las grandes ganadoras del festival fueron las películas más radicales en sus respectivas propuestas, la monumental “La Flor”, del argentino Mariano Llinás, en la Competencia Internacional, “Las hijas del fuego”, de Albertina Carri, en la Nacional, y “The Seen and Unseen”, de Kamila Andini (Indonesia), en la sección Vanguardia y Género.

The Seen and Unseen

The Seen and Unseen

Se trata de elecciones coherentes con aquellas ideas germinales del festival, más allá de la valoración personal que pueda merecer cada obra. Película de 14 horas de duración, dividida en tres capítulos, “La flor” confirma la capacidad de Llinás y su gente para construir relatos de aventuras, en narraciones siempre expansivas que pueden derivar tanto en juegos con la propia realización como en fantasías de género, cine mudo o la pura experimentación. Interpretada por el grupo de actrices “Piel de Lava” (Pilar Gamboa, Elisa Carricajo, Valeria Correa y Laura Paredes), que a su vez se llevó de forma colectiva el premio a Mejor Actriz, el filme contiene seis relatos distintos protagonizados por las mismas actrices junto al mismo equipo de realización y actores como Esteban Lamothe, en un juego con la ficción que deja cualquier solemnidad de lado para concentrarse en el puro placer de la narración. El premio permitirá a la película ser exhibida por una semana en las salas del Village Recoleta, sede del festival, algo impensable de otra manera en una sala comercial por su duración.

Justo reconocimiento además para una sección que no fue la más destacada del festival, donde el Premio Especial del Jurado recayó en el film de animación japonés “Violence Voyager”, de Ujicha, mientras que el de Mejor Director fue para Tiago Melo, de la interesante película brasileña “Azougue Nazaré”, mientras que su compatriota “As boas maneiras”, de Juliana Rojas y Marco Dutra, se quedó con una Mención Especial a pesar de la particular mezcla de drama social y fantasía que logra plasmar, que acaso merecía mejor suerte.

No menos radical es “Las hijas del fuego”, que se quedó con el premio mayor de la Competencia Argentina. La película de Carri había acaparado la atención del festival por la inédita incursión que propone en el terreno de la gramática pornográfica, con una historia que explora sin tapujo alguno las posibilidades de la sexualidad lésbica, en una película que se concibe a sí misma como una especie de manifiesto estético y político a favor de la libertad femenina. La dramaturga debutante Lola Arias se llevó a su vez el premio a Mejor Director por “Teatro de guerra”, notable filme que pone a ex combatientes argentinos e ingleses de la guerra de Malvinas a representar una serie de viñetas heterogéneas sobre el conflicto.

Las hijas del fuego

Las hijas del fuego

Las películas cordobesas “Casa propia”, de Rosendo Ruiz, y “Mochila de plomo”, de Darío Mascambroni, recibieron también sus reconocimientos. La primera mereció una mención especial por el sonido para Atilio Sánchez, otorgada por la Asociación Argentina de Sonidistas Audiovisuales, mientras que la obra de Mascambroni fue elegida como Mejor Película por la Asociación de Cronistas Cinematográficos Argentinos y recibió otra Mención Especial por parte de la Federación de Escuelas de la imagen y el Sonido de América Latina (Feisal). El corto local “La prima sueca”, de Inés Barrionuevo, fue seleccionado además como el mejor de la sección respectiva junto a “Las flores”, de Renzo Cozza, y “El liberado”, de Martín Farina.

Otro cantar es si el Bafici sigue ofreciendo grandes descubrimientos a su púbico, en una era donde todo parece estar al alcance de un clic. Pese al buen nivel general que mostró la programación, la sensación general es que el festival ofreció pocas sorpresas, pues tanto Llinás como Carri son artistas reconocidos por un público que trasciende al festival. Acaso la mayor revelación del encuentro fue cordobesa: el debut de Agustina Comedi con “El silencio es un cuerpo que cae” fue celebrado unánimemente por el riesgo, la rigurosidad y la valentía que la directora mostró al explorar su pasado familiar y reconstruir la figura de su padre en películas caseras en 8mm y VHS, relacionando sus decisiones con la historia y la política argentinas. Reconocimiento que se tradujo en premios, pues si bien el galardón oficial de la Competencia de Derechos Humanos recayó en la turca “Meteoros”, de Gürcan Keltek -que con gran originalidad explora el conflicto armado en la frontera con Siria-, Comedi se llevó también una mención especial por uno de los mejores filmes que se hayan producido en nuestra provincia.

Por el lado de los focos especiales, el Bafici hizo justicia a su historia con la selección del brasileño Ozualdo Candeias y del vienés Johann Lurf, dos verdaderos descubrimientos para la especialistas y público, puesto que las retrospectivas de la rumana Kira Murátova, el francés Philippe Garrel y los estadounidense John Waters y James Benning –las otras relevantes–exploraron la obra de autores ya consagrados mundialmente. Claro que la presencia de estos tres últimos directores en el festival le otorga un plus que también hace honor a una historia rica como pocas, que sigue dedicada a resguardar la infinita variedad del séptimo arte.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

 

Published in: on 23 abril, 2018 at 4:36  Dejar un comentario  

Bafici 2018

El canto como liberación

Dry martina

“Dry Martina”

La 20 edición del Bafici muestra la revitalización de un género olvidado como el musical, con una estética alternativa a Hollywood

La multiplicidad de películas que se exhiben simultáneamente en los festivales de la dimensión del Bafici permite tejer relaciones silenciosas entre ellas, quizás intuir tendencias que trascienden las geografías particulares de cada obra a partir de la recurrencia de temas, formas y estéticas, al punto que uno puede llegar a atisbar un estado momentáneo del cine.

Vaya un ejemplo simple para ilustrar la cuestión: la exhibición simultánea de “An elefant sitting still”, del chino Hu Bo, y “Dry Martina”, del chileno Che Sandoval, ambas en la Competencia Internacional, permitió exponer dos visiones completamente antagónicas del suicidio, detrás de las cuáles se esconde a su vez una forma de ver el mundo. En la película del debutante Hu Bo, donde se cruzan diferentes personajes en la China contemporánea, la tierra no tiene redención: todas las relaciones sociales están rotas o fueron pervertidas por el deseo y la necesidad, al punto que un personaje se suicida al inicio de la película porque descubre a su mejor amigo acostándose con su mujer. Más allá del gesto de sublimación que anida en la decisión, pues el propio director se suicidaría en octubre de 2017, la inclusión de esta muerte al inicio del filme marcará el tono de toda la película y también su forma de ver el mundo. Muy diferente es la apropiación que realiza Sandoval, quien pone a una joven con tendencias suicidas como contrapunto de su protagonista para enfatizar las situaciones de comicidad que ofrecerá una película calculadamente delirante, que se propone jugar con los estereotipos sociales en torno a la sexualidad femenina para ponerse a tono con los nuevos tiempos de reivindicación de la mujer y sus libertades conquistadas.

Pero si hablamos de tendencias que cruzan océanos y fronteras, nada más claro en este Bafici que el resurgimiento que mostró de un género tan olvidado como el musical, con una llamativa cantidad de películas que aprovechan la posibilidad del canto como motor narrativo. Títulos tan disímiles como “Season of the Devil”, del filipino Lav Diaz, “The seen and unseen”, de la indonesia Kamila Andini, “Cry baby”, del norteamericano John Waters, “Azougue Nazaré”, del brasileño Tiago Melo, “Song of Granite”, del irlandés Pat Collins, y “Te quiero tanto que no sé”, del argentino Lautaro García Candela, recurren en algún momento a las entonaciones vocales de sus protagonistas para expresar un sentimiento trágico, romper la verosimilitud de la diégesis, proponer una escena hilarante, narrar los traumas de una experiencia política o expresar una tradición en imágenes.

Season of the Devil

“Season of the Devil”

Todas notables a su modo, todas opuestas también a la estética del musical clásico de Hollywood, la más lúcida y radical es la película de Diaz, de casi cuatro horas de duración (otra tendencia del 20 Bafici han las películas extensas, comenzando por las 14 horas de “La flor”, de Mariano Llinás), que narra nada menos que la salvaje dictadura de Ferdinand Marcos en Filipinas. Filmada en un elocuente blanco y negro en grandes planos fijos de una composición notable, que vuelve a cada toma una experiencia estética cercana al éxtasis visual, “La temporada del diablo” prescinde de diálogos que no sean cantados: todos los intercambios entre los personajes están ejecutados como entonaciones individuales o colectivas que tanto pueden narrar una tragedia personal como mostrar el enfrentamiento entre las fuerzas de un régimen despótico y asesino con la resistencia popular.

Ubicada en 1979, la película narra la odisea de una joven médica que abre una clínica para asistir a las víctimas de la salvaje cruzada anticomunista de Marcos en la selva filipina, y su posterior búsqueda por parte de su marido, quien emprenderá un viaje para encontrarla luego de su desaparición. Con las canciones grabadas en vivo, sin utilizar instrumento alguno, lo excepcional de la película está en su capacidad para expresar poéticamente el horror sin necesidad de mostrar su violencia de forma explícita, sin perder un ápice de potencia política. Al contrario, se diría que en la multiplicidad de experiencias populares que registra y en la claridad conceptual de sus cantos, sumados a la expresividad estética que ofrece la composición de cada plano, la película logra no sólo denunciar las atrocidades de un régimen salvaje como pocos sino también conjurar sus peligros concomitantes de la desesperanza social y la degradación de la política como forma de organización social: el arte puede también redimir al mundo, mostrando que siempre hay otro futuro posible para aquellos que están dispuesto a luchar por una sociedad mejor.

Forma de expresión política entonces, el canto sirve también en “The seen and unseen”, “Azougue Nazaré” y “Song of Granite” como emotivo vehículo de expresión de culturas específicas: ya sea en juego con la mitología hindú en la primera, con la tradición del carnaval en la segunda, o con el folklore irlandés en la última, cada una de estas películas logra representar en las voces de sus personajes las visiones del mundo que ordenaron las experiencias sociales de sus ancestros a través de la religión o la mitología folklórica, actualizadas en el presente. Yace aquí una de las mayores potencias del cine, arte joven que se conjuga con una práctica tan antigua como el canto para mostrar la variedad de caminos que se abren ante los hombres justo cuando creen haber encontrado sus límites.

por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

 

Published in: on 23 abril, 2018 at 4:28  Dejar un comentario  

Bafici 2018

El cine como acto de expiación

Wateers

John Waters en el Bafici

 

La 20 edición del Bafici empezó con una fuerte presencia de la cinematografía local, donde se destacó el debut de Agustina Comedi

Basta un día en el Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) para percibir la particular mezcla de parsimonia y agitación que caracterizan a su vida íntima, aquella destinada a quienes intentan abarcar todo lo que ofrece. En cuestión de horas, mientras el cuerpo sucumbe a la comodidad de las butacas del Village Recoleta, nuestra mente puede pasar de vislumbrar una vida ahogada por la resignación en “Casa propia”, de Rosendo Ruiz, a la experiencia del desenfreno juvenil en “Cry baby”, de  John Waters, o la discreta voluptuosidad de los amantes contrariados de Philippe Garrel y el cine como gesto de expiación y autodescubrimiento personal en “El silencio es un cuerpo que cae”, de Agustina Comedi, sumando en medio charlas con los directores que tanto derivan en números de comedia irreverente si se trata de Waters (que compone un personaje a la altura de su cine) como en actos públicos de resistencia política si hablamos de Comedi.

Todos los mundos parecen tener lugar en el Bafici, aunque esta variedad propia del cine que no se rinde a los estándares de Hollywood tampoco garantiza su calidad: en sus primeros días, la 20 edición del festival no ha dado grandes sorpresas ni descubrimientos reveladores, pese al buen nivel general de sus películas en competencia. Si bien es pronto para esbozar un diagnóstico general, que por lo demás sería irremediablemente parcial en un festival que ofrece casi 400 películas en nueve días, al menos sí se puede intuir qué películas se van destacando en las diferentes secciones.

casa propia

Casa propia

Entre ellas, podemos anotar a las obras cordobesas estrenadas hasta el momento. Por un lado, “Casa propia” muestra una clara evolución en el cine de Ruiz en un terreno diferente al que nos tiene acostumbrados. El propio plano de apertura del filme ya lo testimonia a modo de síntesis: en un encuadre general, en el frente vemos a unos jóvenes tomando fernet y pateando una pelota, estereotipos de una identidad cordobesa que serán abandonados en el propio tiempo del plano, cuando al fondo aparezca el verdadero protagonista del filme, discutiendo con su novia Vero (Maura Sajeva). En un sutil zoom, que funciona como una declaración pública, Ruiz se irá con el nuevo habitante de su cine, un profesor de literatura llamado Alejandro (Gustavo Almada, siempre notable), que intenta sin suerte rebelarse contra el estado de resignación general que parece haber dominado su vida. Todo en el personaje indica un sentimiento de frustración constante, desde la postura corporal de Almada a su mirada torva, calladamente encendida, que transmite un enfado creciente cocinándose en su interior. No es para menos, pues Ale no sólo sigue viviendo con su madre a los 40 años de edad sino que tampoco parece encontrar satisfacción alguna en los otros órdenes de su existencia, sea con una novia que evade sus deseos y anhelos, sea con un trabajo que asoma agotado por la rutina, sea con su mejor amigo, que parece cosechar el éxito que a él se le niega. Una mínima ilusión aparece en el horizonte a partir de la posibilidad de alquilar un departamento, aunque la súbita enfermedad de su madre (excelente composición de Irene Gonet) llevará progresivamente a Alejandro a tocar un límite, quizás porque también constituye una oportunidad para lograr su ansiada independencia.

Ruiz se hunde en la experiencia de la frustración sin golpes bajos ni resoluciones facilistas, sorteando el riesgo del manual de autoayuda al mismo tiempo que logra representar las batallas internas de un personaje que no consigue lidiar consigo mismo y sus fantasmas. Hay un gesto de fidelidad allí hacia un universo que resulta tan poco glamoroso como cercano a millones de personas que viven en estado de privación económica o emocional permanente, pero que tampoco encontrarán aquí una respuesta hipócrita a sus dilemas.

el silencio1

El silencio es un cuerpo que cae

La gran película cordobesa del festival, acaso el mayor descubrimiento de los últimos años, es empero “El silencio es un cuerpo que cae”, que se estrenó en la Competencia de Derechos Humanos, un documental en primera persona en el que Comedi intenta rescatar la figura de su padre,  fallecido en un accidente en 1999, a partir de los videos familiares registrados por él mismo y los testimonios de sus parientes y amigos. No se trata de una obra de evocación nostálgica, más bien al contrario: Comedi realiza un acto de exposición pública de una intimidad familiar sensible, aún latente, a partir de una película organizada como una investigación personal de un pasado oculto. Se trata de un gesto valiente como pocos, que además tiene la lucidez de pensar la historia personal de sus padres como parte de la Historia con mayúscula del país, pues la directora se propone entender las decisiones de sus progenitores a partir de los tiempos políticos que atravesaron, único modo además de ir a fondo en su pesquisa, con lo que la película se termina convirtiendo en una emocionante vía de expiación colectiva de nuestros propios prejuicios como sociedad. Nada más se necesita decir del filme, que estará en el próximo Festival de Cine Independiente de Cosquín, salvo una cita de la propia Comedi: “Sólo pesa el silencio”.

 

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

Published in: on 15 abril, 2018 at 21:21  Dejar un comentario  

Bafici 2018: Rosendo Ruiz habla de “Casa propia”

“Nunca pensé hacer un solo tipo de cine”

casa propia

“Casa propia” se estrenó hoy en la Competencia Argentina del Bafici

Rosendo Ruiz vuelve a ser protagonista del Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici), donde hoy estrenará su nuevo filme, “Casa propia”, dentro de la Competencia Argentina, en lo que constituye el regreso del director más conocido de nuestra ciudad a las producciones de envergadura profesional.

Luego de varios años de experimentación con las “películas taller” filmadas de manera colectiva y autogestionada con escuelas privadas o desde su propio taller de dirección, Ruiz vuelve a hacerse cargo de una película a la manera clásica, haciéndose cargo de todas las decisiones finales en los diferentes rubros de la filmación. El dato novedoso, sin embargo, está en la historia que eligió contar: contra la multiplicidad de tramas y personajes que caracteriza a sus anteriores películas -como “De Caravana” (2010),  “Tres D” (2014) y “El deportivo” (2015) ente las más conocidas-; aquí se concentra en un protagonista exclusivo para narrar el drama interno que vive en sus relaciones con el mundo y, especialmente, su madre.

En una entrevista, Ruiz adelantó algunos detalles de su nueva película.

MI: Aquí abordas una historia más dramática que en tu anterior filmografía, ¿por qué esa decisión?

Rosendo Ruiz (RR): Voy eligiendo para contar las historias que me tocan alguna fibra íntima y “Casa propia” lo hizo. Nunca pensé, ni quise, hacer un solo tipo de cine o seguir un estilo, un género o una temática en particular. Me parece que el cine es tan rico y apasionante que me gusta indagar en otras formas  de hacerlo. En este caso, me interesó la idea de trabajar un protagonista excluyente de quien la cámara no se despegaría nunca. Quería observarlo e ir metiéndome tanto en su vida como en su cabeza.

MI: Contanos en tus propias palabras la trama del filme…

RR:  Alejando es profesor de secundario de 40 años que vive con su madre. La situación económica es difícil para ellos y la convivencia los angustia. Él está buscando mudarse solo, pero el diagnóstico de un cáncer terminal de su madre, lo obliga a replantear sus planes en un estado de constante desborde emocional.

casa propia2

MI: Me interesa saber también ¿cuál es el tono de la película?, ya que hay algún giro fantástico según entiendo…

RR: La película es un drama íntimo. Pero respecto a lo fantástico, a mi casi sobre el rodaje me interesó incorporar una trama secundaria que tenía que ver con la presencia de la muerte en la casa del protagonista. Como sabía que esto era algo jugado y que podía no funcionar, filmamos pensando en la posibilidad de que quedara o no en la película, a manera de un plan A y un plan B. Finalmente esa línea no quedó.

MI: La película tiene además un costado social, por la imposibilidad del personaje de construir una vida a la altura de alguien de 40 años ¿Hay una visión del presente del país allí?

RR: Si claro, por supuesto. Sabemos lo importante que es para cada persona poder estar en un espacio propio, ni hablar de al menos no llegar a los 40 años bajo el mismo techo que los padres. Cada vez es más difícil en esta sociedad esta emancipación, esta posibilidad concreta del techo propio, y no debería haberse convertido en una proeza descomunal, ante la cual empeñarse de por vida por conseguirlo y sostenerlo.

MI: ¿Cómo fue el trabajo con Gustavo Almada, que es el protagonista de la película y además colaboró en el guión?

RR: Más que colaborar con el guión, Gustavo y yo somos coguionistas de la película. Fue un lujo trabajar con él y el resto de los actores. Para todos los roles, me propuse convocar a actores que la vienen remando hace años ya en el teatro independiente cordobés, teniendo mucha experiencia y oficio a la hora de componer personajes y actuar.

MI: ¿Hubo ciertos criterios estéticos que te planteaste para el rodaje del filme?

RR: La primera decisión era la de seguir todo el tiempo a nuestro protagonista excluyente, observarlo y acompañarlo tratando de entenderlo sin juzgarlo, siendo el sonido quien nos introduzca por momentos en su cabeza y emociones. El rodaje fue muy intenso y preciso, sin márgenes de error debido a un ajustado tiempo de producción.

MI: ¿Cuáles son tus expectativas para el Bafici?

RR: Es muy bueno para cualquier película empezar su vida en un festival importante, porque comienza a tener visibilidad y cierta legitimización. En ese sentido, es un muy buen arranque para “Casa propia”, sea para visibilidad para otros festivales o para el estreno de la película en la segunda mitad del año.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

Published in: on 13 abril, 2018 at 18:50  Dejar un comentario  

Bafici 2018

La renovación de un viejo amor

Bafici

El Buenos Aires Festival Internacional de  Cine Independiente inició su 20 edición con  una programación plagada de posibilidades

La proyección simultánea de “Las Vegas”, nueva película del argentino Juan Villegas –que en mayo vendrá a Córdoba para el Festival Internacional de Cine de Cosquín (ver en página 11)–, en dos sedes diferentes para un público selecto de invitados (Cine Gaumont) y para el público en general (Plaza Francia), abrió anoche la 20 edición del Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici), que desde hoy comenzará a desandar una programación de casi 400 películas que intentará estar a la altura de una historia rica como pocas, acaso desmerecida en algunos de los últimos años.

Si bien todo aniversario es por definición caprichoso, los veinte años parecen haber despertado un compromiso inesperado en las autoridades políticas, que aumentaron un 40% el presupuesto del festival respecto a 2017, cuando las arcas del Estado se habían cerrado insensiblemente. La crisis del sector ante la nueva política de distribución de subsidios del Incaa quedó de hecho reflejada anoche en la ceremonia de apertura, con una protesta del Colectivo de Cineastas en defensa de la financiación del cine independiente, que por cierto es el alimento indispensable del Bafici. Bajo la dirección artística de Javier Porta Fouz, esta edición podrá ostentar entonces varios “récords”: el único relevante estará en las 107 premieres mundiales e internacionales que ofrecerá, más otras 99 americanas y latinoamericanas. Se trata de una apuesta fuerte del festival por presentar novedades a un público ansioso por conocerlas aunque también exigente, que intentará calibrar si su calidad es proporcional a su número. Es que el Bafici funcionó también como una escuela alternativa en estos veinte años, donde educó generaciones de espectadores cuyas miradas deberá ahora saber satisfacer.

Entre los invitados, estarán además verdaderas leyendas del cine internacional contemporáneo como el francés Philippe Garrel, el iconoclasta estadounidense John Waters, el austríaco experimental Johann Lurf o el norteamericano James Benning, donde el festival sí honra del mejor modo una de las tradiciones que lo distinguen, aquella de acercar figuras relevantes del cine alternativo de todas las latitudes. Detrás de la elección de estas visitas persiste efectivamente una antigua perspectiva estética que fue conocida, en su mejor versión, como la “política de los autores”, acaso denostada en la crítica y la academia contemporáneas pero que sigue organizando la programación del festival y las perspectivas de pensamiento sobre el cine. Cierto es también que cada uno de estos directores ha sabido construir, a lo largo de toda su carrera, una visión singular del mundo y del cine, que merece ser reconocida por el festival: todos ellos tendrán sus merecidas retrospectivas y estarán acompañando la proyección de sus películas, en lo que constituye una oportunidad única para los asistentes. Pero además, habrá otras retrospectivas especiales que pueden guardar lo mejor del festival (como en otros años fueron los focos en Antonio Reis o Julio Bressane), entre las que se destacan las de la cineasta rumana Kira Murátova y el brasileño Ozualdo Candeias, entre otros.

Como cada año, habrá un total de seis secciones competitivas, un número acaso exagerado pero representativo de las ambiciones del festival. Alguna de ellas, como la siempre interesante Vanguardia y Género -que en los últimos años se ha convertido en sello distintivo del Bafici-, tendrá nada menos que 29 títulos en disputa, con lo que resultará materialmente imposible seguir simultáneamente todas las secciones competitivas. El Bafici siempre obliga a elegir, y este año una de las competencias que asoma más interesante es la Argentina, donde participa la delegación cordobesa.

Mochila de plomo

“Mochila de plomo”, de Darío Mascambroni

En efecto, los directores Rosendo Ruiz y Darío Mascambroni regresarán a las ligas mayores del festival con sus nuevas producciones: el primero con “Casa propia”, un drama heterogéneo sobre la relación de un profesor de literatura de 40 años con su madre, en lo que en gran medida constituye un terreno novedoso para el autor de “De Caravana”; y el segundo con “Mochila de plomo”, otra historia filial sobre la relación de un niño y su padre que profundiza las exploraciones de su debut, “Primero enero”, ganadora de la sección en la edición 2017 del festival. Ambas películas tendrán que disputar el gusto del jurado con nombres tan relevantes del cine nacional como Albertina Carri (“Las hijas del fuego”), Raúl Perrone (“Expiación”), José Celestino Campusano (“El silencio a gritos”, filmada en Bolivia), Hernán Roselli (“Casa del Teatro”) y Sergio Wolf (“Esto no es un golpe”), entre otros, además de otros cuatro de directores debutantes, entre ellos la escritora y dramaturga Lola Arias (“Teatro de guerra”).

Claro que la Competencia Internacional será nuevamente la vidriera mundial del festival: formada por 16 títulos, allí se presentará entera, por primera vez, la monumental “La flor”, de Mariano Llinás, divida por supuesto en tres partes porque se trata de la película más larga de nuestra historia, con una duración de más de diez horas (840 minutos). Se trata de toda una apuesta del festival, que tiene en Llinás a uno de sus hijos predilectos, a diez años de haber estrenado “Historias extraordinarias”, filme que en su momento marcó un quiebre en la cinematografía nacional. En la sección se verán también algunos de los títulos más prometedores del Bafici, como la brasileña “As boas maneiras”, de Marco Dutra y Juliana Rojas, la china “From Where We’ve Fallen”, de Wang Feifei, o la chilena “Dry Martina”, de Che Sandoval, entre las más conocidas.

Ya en la Competencia Documental, que tendrá once títulos, se presentará la otra representante cordobesa: el debut de Agustina Comedi con “El silencio es un cuerpo que cae”, donde la directora intenta recuperar, a partir de películas caseras en 8mm y VHS, la figura de su padre y un pasado personal atravesado por la historia y la política argentinas. La Latinoamericana tendrá, a su vez, once producciones de toda la región, con seis óperas primas y tres títulos dirigidos por mujeres.

Por fuera de las competencias, habrá más de 280 películas divididas en diferentes secciones temáticas como Música; Nocturna (títulos de género especialmente seleccionados para le medianoche); Pasiones (sobre el amor y otras obsesiones bien humanas); Películas sobre Películas; Presencias y Personajes (que incluye documentales sobre historias de vida de personajes); Comedia; Artistas en Acción (que recorre vida y obra de personalidades del arte mundial); Familias (cuyo núcleo son distintas versiones de las familias); Gastronomía; Hacerse Grande (películas sobre “comming of age”); Lugares (una invitación a viajar por el mundo); Arquitectura; Óperas Primas (dedicada a nuevos directores destacados); y el cada vez más atractivo Baficito (cine dedicado a los más pequeños).

Bafici2

“Isla de perros”, de West Anderson, cerrará el festival.

En ellas, especialmente la sección “Trayectorias”, se verán los nuevos títulos de maestros contemporáneos, como de Abel Ferrara (“Alive in France”), Hong Sang-Soo (“Grass”), Michael Haneke (“Happy End”), Constantin Popescu (“Pororoca”), Denis Côté (“Ta peau si lisse”), Ruth Beckermann (“The Waldheim Waltz”), Marco Bellocchio (el cortometraje “Per una rosa”), Sebastián Lelio (“Disobedience”), Christian Petzold (“Transit”), Bruno Dumont (“Jeannette, La infancia de Juana de Arco”), Nobuhiro Suwa (“The Lion Sleeps Tonight”), Lav Diaz (“Season of the Devil”) y Sergei Loznitsa (“Victory Day”), entre varios otros.

Pero además, el Bafici 2018 contará con un espacio de realidad virtual en el Punto de Encuentro en el que se proyectarán diferentes trabajos, para grandes y chicos, que buscan iniciarnos en la nueva era de la vida digital. A lo que por supuesto hay que agregar charlas con los protagonistas, presentaciones de libros (se publicará, por ejemplo, un libro especial que repasa las dos décadas de historia del Bafici), talleres, mesas redondas y eventos especiales con actores y directores. Como se verá, se trata de una oferta plagada de posibilidades para el espectador inquieto, con películas de calidad para todos los gustos, la mayoría de las cuáles nunca llegarán a las salas comerciales de nuestro país.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2018

Published in: on 12 abril, 2018 at 1:17  Dejar un comentario