Bafici 2017

El Bafici en su intenso presente

Nointenso

O intenso agora

El Festival Internacional de Buenos Aires inició su 19 edición atravesado por la polémica en el Incaa y la Enerc

El Festival Internacional de Cine Independiente de Buenos Aires (Bafici) comenzó el miércoles con un acto inaugural que, lejos de la intrascendencia que suelen tener este tipo de eventos, anticipó el particular semblante que promete adquirir su 19 edición. Mientras las autoridades abrían el encuentro con la proyección de la película alemana “Casting”, de Nicolas Wackerbarth, en las puertas del porteño cine Gaumont se agolpaban miles de estudiantes, productores, realizadores, docentes y actores del rubro en defensa  de la sustentabilidad de la producción nacional, garantizada por el Fondo de Fomento Cinematográfico (FFC), caja que estaría detrás de la violenta intervención iniciada de hecho por el Ejecutivo en  el Instituto Nacional del Cine Argentino (Incaa) y la Escuela nacional de Experimentación y Realización Cinematográfica (Enerc), con las operaciones de prensa motorizadas contra sus presidentes, Alejandro Cacetta y Pablo Rovito, para obtener sus renuncias. No se trata de una particularidad porteña, pues las manifestaciones unánimes de protesta se multiplicaron en todo el país, Córdoba incluida, anta le sospecha de que el Gobierno iría por ese botín que sirve para solventar la producción nacional, que además no es financiado con los tributos ciudadanos sino a través de un impuesto especial a la facturación publicitaria pautada en radio y televisión y otro a las empresas multinacionales del rubro, y que finalmente pertenece por ley al cine a través de la administración del Incaa, ente autárquico independiente del Ejecutivo.

Gracias a la insólita capacidad del “mejor equipo de los últimos 50 anos” para generarse goles en contra, el Bafici porteño promete convertirse así en una plataforma internacional inigualable para la dimisión de esta batalla que resultará central para el futuro del cine nacional, que no por casualidad unió inmediatamente a todos los actores de la industria en defensa del mismo objetivo, oficialistas incluidos. No se trata de la natural politización de todo espacio cinematográfico, que por definición construye distintas visiones sobre el mundo y por tanto es atravesado por las disputas ideológicas del presente, sino de una pelea concreta por la distribución de fondos y su gestión de manera autónoma, independiente de los intereses políticos. La gestión del crítico Javier Porta Fuz se verá entonces ante un doble desafío nada sencillo: mantener la independencia que supo mostrar del Ejecutivo a la vez que dar espacio a los debates y las justas manifestaciones de todo el arco audiovisual contra su política intervencionista, resguardando al mismo tiempo su propia supervivencia y la del festival.

Ya la visita del célebre director italiano Nanni Moretti, reconocido militante de izquierda que será el principal atractivo de esta edición, y de una cineasta como Lucrecia Martel, una de las críticas más lúcidas de la gestión de Mauricio Macri –que el jueves dio una multitudinaria clase magistral–, fueron gestos de independencia interesantes de la dirección del festival, que supo poner al cine por encima de las disputas ideológicas y acaso también sus propias posiciones en ellas. Algo que se puede ver también en ciertas películas incluidas en la programación: más allá del peso de su director, Joao Moreira Salles, “En el intenso ahora” es un filme que sin dudas reverbera con particular potencia en el presente argentino. Exploración de la naturaleza transformadora de la política y su vinculación con dimensión más vital del ser humano, así como mirada desencantada sobre su irremediable futilidad, el regreso del director de “Santiago” es un lúcido ensayo sobre los sueños revolucionarios del ’68 organizado a través de la revisión de filmaciones caseras de los acontecimientos experimentados no sólo en Francia sino también en la China comunista de Mao, la Primavera de Praga en Checoslovaquia y la dictadura brasileña de los ’70. A través de la revisión de filmaciones familiares y de distintos materiales de archivo, Salles reflexiona con particular sutileza sobre las formas en que las imágenes contienen a un tiempo histórico de agitación y transformación colectivas, donde las jerarquías sociales de una sociedad fueron súbitamente trastocadas a partir de la acción ciudadana, aunque sin abandonarse a la mirada subyugada por aquellos sueños que finalmente quedaron truncos, tratando de analizar los límites de las revoluciones o el modo en que las burocracias políticas y económicas lograron restituir el estatus quo.

No intenso2

O intenso agora

Estrenado ayer en la Competencia Internacional, “O intenso agora” asoma como un candidato firme gracias a la particular belleza que ostenta el compromiso del director con el pensamiento como una forma incorruptible de develamiento del mundo, en contra muchas veces de nuestros propios deseos e ilusiones.

Con más de 400 películas, el Bafici volverá a tener propuestas para todos los gustos, y el cine cordobés estará nuevamente presente con cuatro largometrajes en distintas competencias (“El pampero”, de Matías Luchessi, “Otra madre”, de Mariano Luque, y “Fin de semana”, de Moroco Colman, en la Competencia Argentina; y “La película de Manuel”, de Lucas Damino y Sebastián Menegáz -columnista de HOY DÍA CÓRDOBA-, en la Latinoamericana), y el estreno de “La mirada escrita”, de Nicolás Abello, en la sección de óperas primas.

Como de costumbre, en la sección Trayectorias se podrán ver las nuevas películas de los grandes directores contemporáneos como Hong Sangsoo, Aki Kaurismäki, Kelly Reichardt, Takashi Miike, Raoul Peck, Cristi Puiu o Walter Hill, entre muchos otros, mientras que los focos en el propio Nanni Moretti, el portugués António Reis, el norteamericano Alex Ross Perry, el francés Stéphane Brizé o el español Francisco Requeiro, aseguran un pertinente reencuentro con viejos conocidos o el descubrimiento de nuevos maestros a partir del repaso de la mayoría de sus obras.

Con todo, la pertinencia del festival se medirá también, hoy más que nunca, en su capacidad para dar espacio de expresión, debate y procesamiento al intenso presente que lo atraviesa, sin las miserias ni las intenciones ocultas que suele truncar a la política, con un objetivo mayor por el amor que naturalmente le debe al cine.

Por Martín Iparraguirre

(Especial para Hoy Día Córdoba)

Copyleft 2017

Anuncios
Published in: on 21 abril, 2017 at 15:11  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2017/04/21/bafici-2017/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: