FICIC 2016

El oficio amoroso

Roger FICIC

Roger Koza habla de su trabajo como programador del Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín que hoy dará inicio a cinco días de pura cinefilia

La programación de un festival de cine no es un ejercicio azaroso: amén de una dedicación completa -habitualmente mal remunerada-, requiere años de entrenamiento en aprender a leer las imágenes en primer término, aunque esto no alcanza, pues hay que sumar una claridad conceptual meridiana para saber detectar las películas que se desmarcan de las tendencias de moda que pululan aquí y allá, y responden a la idea de cine que se quiere defender.

Programar es, en efecto, proponer una agenda cinematográfica, un conjunto de obras que en sus relaciones mutuas irán tejiendo un horizonte posible para el cine contemporáneo, un panorama que resulta inaccesible en los circuitos comerciales de exhibición y que esta selección podrá en valor para promover una discreta democratización de la cultura cinematográfica. Un festival construye allí su identidad, aunque son pocos los que logran orquestar una visión coherente del cine, pues la tarea no es sencilla. El Festival de Cine Independiente de Cosquín (FICIC) lo viene haciendo desde sus últimas ediciones, sin dudas gracias al esfuerzo -entre muchos otros- de su programador, el crítico local Roger Alan Koza, que aquí explora los pormenores de su oficio

MI: ¿Cuáles son los criterios que guiaron la programación del FICIC 2016? En tu introducción en tu blog, hablas de una idea del cine, ¿cómo la describirías?

Roger Koza (RK): Intentar proponer una idea de cine significa explorar las muchas tradiciones que existen en la historia del cine (o en las historias del cine, en plural) y elegir un conjunto de películas que se situará, a su vez, en un contexto mayor por el cual el cine está relacionado con algo que lo excede y a su vez lo fundamenta. El mayor cineasta latinoamericano de todos los tiempos, Raúl Ruiz, decía que la materia del cine es el discurso del mundo; en esa formulación hay una idea de cine a la que subscribo enteramente. Sobre esa idea quisiera agregar que el cine no es solamente el presunto encargado de contar las historias del mundo; antes que esto, existe una voluntad de saber y un instinto de curiosidad que son todavía más importantes. Es raro pensar el cine de ese modo, incluso hasta puedo sentir la potencial descalificación automática de quienes le asignan al cine simplemente la misión de garantizar trivialidad y distracción.

Le confieso que he elegido cada filme pensando en cómo había modificado e impactado sobre mi recepción en tanto un espectador entre otros y también qué me decían a mí en tanto que un profesional. En otros términos: ¿por qué una imagen o una secuencia persistió en mí después de un tiempo? Y, por otro lado, no dejé de preguntarme de qué forma tal película trabaja sobre sus materiales iniciales y de qué manera se convierte en una entidad orgánica que es el film en sí. La luz, el sonido, los cuerpos, los objetos, la disposición de todo eso en el espacio y la duración en el plano. Estas son las premisas que conforman una lectura del cine y que no es otra cosa que atender a la puesta en escena como una forma de interrogación y representación sobre cómo se habita y se piensa el mundo. Alguien legítimamente puede pensar: ¿qué tiene que ver todo esto con el cine? Pues bien, un festival de cine debe desplazar el lugar común que concibe el cine como espectáculo. En definitiva, el cine es una forma amable de conocimiento, acaso un camino de aproximación a los otros y a lo desconocido que, en forma de narración, ensayo o testimonio, reorganiza nuestra experiencia general. Este es el fundamento de la programación.

En ese sentido, las actividades especiales intentan acentuar y explicitar esa visión del cine. No para convencer, sino tan sólo para iniciar una conversación interminable que pueda incluso cuestionar nuestra propuesta.

MI: ¿Qué es lo que distingue al FICIC en el panorama regional de festivales?

RK: Tengo la impresión de que el FICIC se ha convertido en un festival caracterizado por su exigua duración y su gran intensidad, una exigencia y variedad en su programación y una voluntad sistematizada de discusión en un clima ameno de cinefilia. Por otro lado, una programación acotada a unas 60 películas conlleva que ningún título esté por capricho o comodidad. Cada film elegido está pensado y cumple una función en el diseño general de programación.  Asimismo, siempre tenemos un foco y una retrospectiva, de lo que se predica un abierto reconocimiento del viejo concepto de política de los autores. Nosotros creemos que aún existe, a pesar de que se trata de un concepto anacrónico y problemático, un autor del film, alguien que expresa en la puesta en escena una mirada del cine y un entendimiento de cómo este se relaciona con el mundo. No estoy muy seguro de que todos los festivales trabajen teóricamente su praxis; nosotros sí. Es esa la trastienda del FICIC.

En síntesis, de lo que se trata es de ser conscientemente contemporáneos y discutir así qué es el cine en nuestro tiempo. Como verá, no es una discusión abstracta.

carmin-tropical

“Carmín tropical”

MI: ¿Qué películas destacarías de la edición 2016? ¿Qué podrías adelantar de las películas internacionales en competencia?

RK: Destaco todas las películas por igual, más allá de que pueda preferir más o menos alguna respecto de otra. Por todas estoy dispuesto a discutir por horas la importancia que tienen en la discusión del cine contemporáneo.

Estoy muy contento de que un film como “Snakeskin”, “Carmín tropical” y “La brasa, las cenizas” se vean por primera vez en Argentina. Son tres películas muy distintas, temática y formalmente, y son tres títulos muy representativos de algunas derivas y vías del cine contemporáneo. Un ensayo lúdico e histórico, en el caso del film singapurense, un pink noir mexicano en el segundo, y, finalmente, una introducción a la poesía de un famoso escritor europeo. “Battles”, que sí se vio en Argentina pero no lo suficiente, es también un prodigioso ensayo sobre la ubicuidad del concepto bélico como un organizador conceptual del pasado y el presente. También está la notable “El rastreador de estatuas”, que es una película chilena en sintonía con el espíritu lúdico de Raúl Ruiz. Nuestras películas extranjeras en competencia realzan el festival.

MI: ¿Qué implica la proyección de películas en 35 mm?

RK: La importancia del cine en 35 mm estriba en que el público pueda percibir todavía una diferencia en la naturaleza de la imagen, de tal modo que se entienda la mutación que el cine viene experimentando desde hace unas tres décadas. Captar la diferencia entre el cine analógico y el digital no me parece menor. En esa relación y sustitución se sitúa simbólicamente el foco dedicado al cine de Raúl Perrone, pues veo en él un intento amoroso de acercar el pasado analógico al presente digital.

MI: En cuanto a los visitantes extranjeros, ¿quiénes son José Luis Torres Leiva y Nicolás Azalbert?

RK: José Luis Torres Leiva es uno de los cineastas más delicados del cono sur. Sus películas son paradójicas: hay una sensibilidad reconocible, pero a su vez todas sus películas parecen entidades autónomas. Me llaman la atención sus intereses, sus búsquedas formales y sus elecciones narrativas. Lo que no me resulta menor es la total ausencia de crueldad en sus películas y la propensión a concebir su cine como una pesquisa formal que pueda interrogar la inagotable realidad a la que se enfrenta una cámara.

Azalbert es cineasta y critico. Vi su última película en la Viennale, una legítima rareza que tiene la particularidad de ser accesible para cualquiera. A su vez, Azalbert es un miembro estable de la mítica revista Cahiers du Cinema; por 15 años ha escrito en ella y es una de sus plumas más lúcidas. Su visita es simbólicamente inolvidable. En la historia del FICIC podremos decir que uno de los herederos de Bazin y Daney, los dos críticos más gloriosos de la historia del cine, pasó por el FICIC. Eso debe traducirse como “la Historia del cine pasó por nuestra historia”.

MI: ¿Cuál es la importancia de la existencia del FICIC para Córdoba?

RK: En principio, es el único festival internacional de la provincia que trabaja con largos, cortos, retrospectivas y focos. Junto con Anima y Cortópolis, el FICIC es uno de los eventos que honran la innegable construcción de una cultura cinematográfica que viene constituyéndose desde hace unos 15 años aproximadamente. No estoy seguro de que la gente que decide las políticas culturales de la provincia se percate de la atención que merece el evento. Si este festival tuviera un poco más de recursos podría consolidarse más allá del límite de una ciudad y una provincia. Dada la precariedad presupuestaria y material del festival, la programación, no obstante, es de primer orden y la gente que lo reconoce viene de Buenos Aires, Santiago de Chile o Lima para participar del evento. Cosquín no es solamente folclore; puede ser la ciudad de la cinefilia, una forma de amor por el cine y sus imágenes que no es otra cosa que una forma de creer en el mundo.

MI: ¿Qué significa para vos programar un festival de cine?

RK: Tener la suerte de haber encontrado una intersección entre una obsesión privada y un interés público. O dicho de otro modo: que mi vocación más profunda pueda tener algún sentido social e incluso político.

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2016

PD: La sexta edición del FICIC comenzará hoy a las 20 en el Centro Congresos y Convenciones (Tucumán 1031) de Cosquín con la proyección gratuita de “Archivos intervenidos: Cine Escuela”, un trabajo de 14 cineastas argentinos sobre el material de archivo de un proyecto de 1948 impulsado por el gobierno de Juan Domingo Perón. La programación se desarrollará hasta el domingo con diferentes competencias, focos, retrospectivas y charlas que se pueden ver en su página: http://www.ficic.com.ar

La entrada general para las proyecciones es de 40 pesos, jubiladosy estudiantes pagan 25 pesos.

Published in: on 4 mayo, 2016 at 13:48  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2016/05/04/ficic-2016-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: