En primera plana

Ese periodismo olvidado

En Primera Plana

La cercanía de los premios Oscar impone una presencia masiva de nombres rutilantes en nuestra cartelera, que  ofrece una buena oportunidad para otear el imaginario simbólico que promueve Hollywood a partir del cine que decide premiar: la exclusión de “Carol”, de Todd Haynes, del palmarés mayor, indica, por ejemplo, la escasa estima que el clasicismo cinematográfico goza entre los miembros de la academia que define las postulaciones. “Carol” y su refinamiento formal y narrativo está en las antípodas del fetichismo morboso por la exposición del sufrimiento ajeno que ostenta la mayor candidata de la ceremonia, “El renacido”, de Alejandro González Iñárritu –llamado nuevamente a ser el hombre de la noche–, cuyo virtuosismo formal no la salva de caer en la abyección, más bien al contrario. Pero si la elegancia de aquella obra de Haynes no alcanzó para seducir a los más de 5.500 votantes que año a año establecen el canon estético de la mayor industria cinematográfica del mundo, qué quedará para “En primera plana”, de Tom McCarthy,  que se intuye entró a la puja por el premio a Mejor Película sólo por su tema: la investigación, por parte de un equipo periodístico, de una red de ocultamiento de abusos infantiles dentro de la iglesia de Boston. El Oscar es, antes que nada, un medio de renovación de la legitimidad de los mitos que el sistema político norteamericano necesita para subsistir.

en priera plkana2

Pero las verdaderas virtudes del filme trascienden a su tema, pues están en la forma de su tratamiento, en el modo en que McCarthy pone en escena una concepción del periodismo que hoy parece más ausente y necesaria que nunca, al menos en este ajetreado suelo. Acostumbrados como estamos a sospechar de cualquier relato impreso o televisivo, convertidos por obligación de las circunstancias del país –y la distribución poco democrática de sus medios– en semiólogos aficionados que se especializan en detectar operaciones de prensa por doquier, a cualquier argentino interesado en el tema le puede resultar naif un filme que apueste, con legítima pasión, a retomar los principios más puros de un oficio que hoy es bastardeado a diestra y siniestra por quienes deberían ser sus principales defensores. No hay, sin embargo, romanticismo alguno en el filme de McCarthy, como tampoco la grandilocuente solemnidad con que Hollywood acostumbra a tratar este subgénero, sino más bien una consciente contención para construir un abordaje que sea consecuente con su objeto, el trabajo de un equipo periodístico que enfrentó a una institución tan añeja y poderosa como la iglesia católica.

Basado en hechos reales, “En primera plana” narra la investigación de cuatro periodistas de un equipo llamado Spotlight, perteneciente al diario The Globe, que a principios de siglo reveló un sistema de ocultamiento de abusos sexuales existente en la iglesia bostoniana para proteger a sus autores, curas y obispos del más alto rango. Su método narrativo es clásico y expositivo, ya que incluso comienza con la narración de un caso testigo –un plano secuencia que presenta la complicidad policial y judicial con uno de los curas abusadores–, para, a partir de ahí, concentrarse en el trabajo de sus protagonistas y explorar el proceso de investigación en todas sus facetas, con lo que la película se transforma en un documento indirecto del funcionamiento de un diario en una época histórica determinada, cuando la digitalización absoluta del mundo aún estaba en pañales (resulta conmovedor ver, por ejemplo, el trabajo con los archivos en papel del propio  Globe). Ya la primera toma de la redacción revela la conciencia de McCarthy sobre la naturaleza colectiva del trabajo en un diario: un plano general en picado muestra a todo el plantel periodístico reunido para despedir a un compañero. Ha llegado un nuevo editor general y pronto sorprenderá a los propios periodistas con su primer encargo a Spotlight, nada menos que investigar las denuncias de abusos de menores en la diócesis local. “Quiero que este diario se vuelva esencial para sus lectores”, justificará el personaje interpretado por Liev Schreiber ante el escepticismo nada inocente de Walter Robinson (Michael Keaton), director del equipo de investigación. Curiosa política de venta para nuestros días, brindar al lector la información que compromete a las instituciones políticas y sociales que lo representan y regulan su existencia.

en primera plana3

La perspicacia formal de McCarthy se mantendrá durante toda la película, privilegiando los planos abiertos en las escenas que transcurren dentro de la redacción para transmitir el carácter intrínsecamente comunitario del trabajo en un diario, porque aún cuando quien escribe se encuentre finalmente solo frente a la hoja en blanco, su perspectiva dependerá siempre de su nivel de acuerdo con una línea editorial compartida. El maestro Roger Koza agrega otra puntuación: esa disposición de los planos –y la altura de la cámara– refleja también la condición de libertad que tienen los periodistas de The Globe, contra la jerarquía vertical que domina a una institución como la iglesia católica. Ocurre que aquí se despliega una idea del periodismo cuyo primer compromiso inclaudicable está con los ciudadanos y la búsqueda de la verdad, más allá de toda bandería política o compromiso comercial, como lo atestigua el notable plano que cierra la película, donde todo el equipo de Spotlight se dispone, en igualdad de condiciones, a atender los llamados de los lectores que quieren dar su testimonio frente a la noticia que ha atravesado sus vidas.

 

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2016

Published in: on 18 febrero, 2016 at 21:37  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2016/02/18/en-primera-plana/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: