Entrevista a Raúl Viarruel

Un vistazo al lado oscuro

 Viarruel

El director de “Saldaño, el sueño dorado” habrá de la película que se estrenó en el Cine Gran Rex

A mediados de la década del ´90, una noticia sacudió el cándido idealismo con que el sentido común de entonces concebía la vida en Estados Unidos: el joven cordobés Víctor Saldaño había sido condenado a la pena de muerte en un juicio exprés por el asesinato de un ciudadano norteamericano. Fue el inicio de un trágico peregrinaje judicial para Saldaño que si por un lado lo llevaría a convertirse en un caso emblemático en la lucha por los derechos humanos en el imperio del norte, mientras Argentina despertaba trágicamente del falso sueño neoliberal, por el otro lo obligaría adentrarse en los inescrutables caminos de la locura: actualmente, hace casi 20 años que Víctor cumple condena en el macabro “Death Row”, el corredor de la muerte del penal Allan Polunsky –cárcel de máxima seguridad del estado de Texas–, donde vive confinado a un calabozo mínimo de seis metros cuadrados –en el que pasa 23 de las 24 horas de todos los días– , sin contacto con otras personas y en condiciones sólo parangonables a la vida en Guantánamo –la célebre cárcel donde Estados Unidos tortura a los sospechosos de terrorismo–.

Otro cordobés, el periodista Raúl Viarruel, se decidió a narrar su historia y tras años de trabajo el resultado es “Saldaño, el sueño dorado”, que llegó a las salas del cine Gran Rex tras un paso por Buenos Aires. Con la edición de la productora El Desencanto, la película consigue el objetivo de desnudar las inequidades de un país que aún se sigue pensando como paradigma de la igualdad y la libertad universales, además de descubrir la historia íntima detrás de Saldaño, un joven ingenuo que quería recorrer el mundo y terminó enjaulado en uno de los peores sistemas punitivos del mundo. Hoy Día Córdoba dialogó con su director, y a continuación se publican los principales párrafos de la charla.

MI: ¿Cómo llegaste a esta película? ¿Por qué querías narrar la historia de Saldaño?

Raúl Viarruel (RV): Llegue a la película por puro interés periodístico. El caso siempre me sonaba en la cabeza y lo que disparo definitivamente mi motivación, fue una noticia que se produjo sobre su inminente ejecución. A partir de allí, tome contacto con la madre de Saldaño (Lidia Guerrero) y le propuse hacer una investigación.

Quería narrarla porque me parece una historia tremenda, trágica, muy dolorosa no sólo para Saldaño, sino también para toda su familia, que en definitiva es otra víctima de todo este proceso. “Saldaño” revela la crueldad del sistema más poderoso del planeta, detrás de su fachada de “garantismo judicial”, contra los pobres, los inmigrantes, los mismos que ellos utilizan y desechan después como una basura. El dilema era cuál herramienta utilizar para contar esa historia. Me decidí por el documental, porque entendí que el audiovisual era la forma más completa para contar toda la historia.

MI: ¿Cómo fue enfrentarte al acto de la dirección de cine? ¿Cómo fuiste resolviendo las cuestiones que se te presentaron en la realización?

RV: Fue un aprendizaje total, en todos los sentidos. Nunca había hecho un guión, no sabía nada de montaje, ni de todo lo que conlleva un proyecto cinematográfico. Trate de leer, de informarme, pero sobre todo me guié por mi instinto de periodista. “Saldaño” es en realidad una crónica periodística. Las dificultades fueron parte del aprendizaje, ensayo y error permanente. Y los mayores problemas siempre fueron la limitación económica por el carácter independiente que tuvo prácticamente todo el trabajo.

MI: ¿Cómo te ayudó entonces tu preparación como periodista? ¿Qué desafíos encontraste?

RV: Mi experiencia como  periodista me permitió detectar los testimonios y puntos claves dentro de la gran maraña judicial y diplomática que representa el caso. Fueron muchas horas de grabación, con un arduo trabajo después para elegir la información más relevante. Corría el riesgo de confundir con tanta información. Y aburrir. Quizá esa fue una de las premisas más importantes para mí, contar la historia reflejando todas sus instancias, pero con un dinamismo que atrajera. También fue muy importante contar con el archivo del interrogatorio al que Saldaño fue sometido en 1995. La filmación de una cámara de seguridad de la estación de policía de Plano, representó una clave que le otorga total veracidad a la historia. Nunca se han visto esas imágenes. Y cinematográficamente aportan un elemento esencial, Saldaño aparece como una persona cínica y a la vez totalmente inocente de la suerte que le espera. No es un retrato agradable de Saldaño. Lo muestra tal como era en ese momento. Saldaño no fue inocente, cometió un crimen. Eso no está en discusión y para mí era importante mostrarlo.  El desafío como periodista fue atenerme a la rigurosidad de los hechos y evitar las simplificaciones.

MI: “Saldaño” se termina convirtiendo en una película sobre el sistema judicial norteamericano, ¿cómo resolviste esa situación? 

RV: Entender lo que le ocurrió a Saldaño es comprender lo que significa ser pobre e inmigrante en el país más poderoso de la tierra. La voluntad de Texas es omnímoda. Ni siquiera el gobierno de Estados Unidos ha podido torcer su voluntad. Es el Estado más criminal de la tierra, dentro de un gobierno profundamente criminal por sus acciones en todo el mundo. Criminales y amos absolutos para  exculparse de sus crímenes y culpar a los débiles e indefensos.

MI: Otro de los temas que trata es el de la acción (y responsabilidad) del Estado argentino en la defensa de los ciudadanos que viven fuera del país, ¿qué reflexiones te dejó este tema? 

RV: El trabajo diplomático de la Cancillería Argentina fue clave para anular la condena a Saldaño y preservar su vida. Ese trabajo, sin embargo, recién empezó a concretarse a partir del año 2000. Antes, coincidente con la etapa de las “relaciones carnales”, nadie se interesó por su suerte. A partir de ese momento histórico, Cancillería logró articular un nivel de apoyo inédito a nivel latinoamericano e internacional. Ese trabajo y los recursos judiciales, fueron lo que impidieron que Texas lograra su voluntad de ejecutar a Saldaño.

MI: Son todo un hallazgo los videos del interrogatorio que citaste, donde se puede ver la tremenda ingenuidad de Saldaño: era un tipo que creía en el sistema…

RV: Saldaño nunca dimensionó lo que podía ocurrirle. Pero también es parte de su historia. Por su condición de pobre y desarraigado. Sin conocer sus derechos. Esa ignorancia y su falta de conciencia es lo que sella su suerte. Frente a él, hay una maquinaria que sólo busca resolver un problema puntual: cómo deshacerse de lo que consideran un elemento inútil y peligroso para su sociedad, mostrando un “castigo ejemplificador” para otros que se hallan en la misma condición. Es todo un mensaje. Podes ser inmigrante ilegal y tendrás la oportunidad de trabajar mientras le sirvas a sus propósitos. Pero cuando esa condición manifieste algún conflicto, no tendrán miramientos en desecharte. Es una gran hipocresía.

MI: ¿Qué reflexión te deja la historia de Víctor?

RV: Mi reflexión sobre la historia de Saldaño es que no existen “Sueños dorados”. Si te vas detrás de los cantos de sirena, siempre serás un extranjero donde todo será más difícil que en tu tierra. Y es un gran llamado de alerta para los tiempos difíciles que siempre nos tocan vivir en nuestro propio país. Soñar con paraísos en otras latitudes, sin dimensionar ese carácter de “extranjeros”, significa un grado de simplificación que puede costar muy caro. En mi rol de director, también expreso ese mensaje, de alertar sobre la inconsciencia de soñar con paraísos artificiales, escapando de la realidad a cualquier precio. Aún a costa de tu propia vida.

Por Martín Iparraguirre

miparraguirre@hoydiacordoba.info

Copyleft 2015

Anuncios
Published in: on 27 marzo, 2015 at 14:30  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2015/03/27/entrevista-a-raul-viarruel/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: