Entrevista a Inés María Barrionuevo

Tiempo de florecer

 atlantida-poster-jpg

Hace ya tres años, el cine cordobés vivía un momento histórico con el estreno conjunto de tres producciones (“El invierno de los raros”, “De Caravana” e “Hipólito”, que para ser justos habían sido precedidas por otros filmes, como “La Herencia”, de Sergio Schmucler) que a la postre significaron su relanzamiento definitivo a una nueva era añorada por mucho tiempo, que a tan poco tiempo vista es hoy una realidad consolidada y vivaz, tan impredecible como irrefrenable, que desde el jueves volverá a ratificar su vigencia. Ocurre que ese día se producirá el estreno de “Atlántida” (Córdoba, 2014), celebrado debut de Inés María Barrionuevo en el largometraje, que esta vez vendrá acompañado por el regreso de otro gran artífice de aquel feliz abril de 2011, Rosendo Ruiz (“De Caravana”), quien la semana próxima presentará su no menos esperado filme “Tres D” (Córdoba, 2014).

Si a ellos les sumamos el reciente debut de Leandro Naranjo con “El último verano” y la confirmación de Rodrigo Guerrero con “El tercero” –por no hablar de las que faltan llegar, como “El grillo”, de Matías Herrera Córdoba (“Criada”) –, se tendrá un panorama bastante contundente del presente promisorio que vivimos, por más imprecisión que el mote de “Nuevo Cine Cordobés” pueda guardar. Hay ganas de hacer, ver y amar al cine en Córdoba, y los resultados están a la vista: esta vez incluso llegarán a los cines comerciales, pues “Atlántida” –que con gran sensibilidad narra el descubrimiento de la identidad sexual de dos hermanas adolescentes en un tórrido verano de un pueblo cordobés en la década de los ´80– se estrenará tanto en el Cineclub Municipal Hugo del Carril como en los cines del Dinosaurio Mall. Por todas estas razones, entrevisté a la directora del momento, charla que reproducimos a continuación.

 

M.I.: ¿Cuál fue la génesis de Atlántida? ¿Por qué querías narrar una historia de autodescubrimiento?

Inés Barrionuevo (IB): La película se fue armando en mi cabeza a través de los años. Empezó como imágenes aisladas, casi como un rompecabezas, luego empezó a tomar sentido pero en un principio no tenía mucho que ver: pensé en un pueblo y cierta Argentina de oro de otra época, luego en dos hermanas adolescentes solas en una casa acalorada. Hay vivencias mías pero también de gente conocida, familia, amigos. Me interesa particularmente la etapa adolescente, cierta efervescencia que se vivía en esa época. También una etapa llena de contradicciones, dolor. Una película es un entramado complejo y muchas veces una no se acuerda de los orígenes pero siempre tiene que ver con un tipo de obsesión.

 

MI: ¿Por qué decidiste instalarla a fines de los ´80? Hay una linda obsesión tuya con los objetos representativos de la época…

IB: La ápoca tiene que ver en el momento que yo viví mi infancia y estéticamente me interesaban más los ´80 que los ´90 o 2000. Tampoco quería usar autos nuevos ni celulares, quería que los adolescentes estuvieran más despojados y que de pronto pudieran encontrarse porque si en una calle. Hay algo estético de los elementos, me parece más interesante un walkman que un reproductor de mp3.

Ines Barrionuevo

Ines Barrionuevo

MI: ¿Podrías decir que hay una mirada nostálgica hacia ese pasado?

IB: Creo que soy una persona nostálgica. No sé si algo de eso se coló en la película, seguramente sí. Creo que de cara al estreno hay gente que se sentirá acompañado por elementos de su época pero también me parece que hay una visión fresca de la adolescencia que no responde tanto a un pasado sino a un momento actual, donde ciertas relaciones se pueden vivir de manera simple.

 

MI: La película tiene un tono particular, que por un lado expresa una edad específica (la de las protagonistas) y por otro la vida de pueblo, ¿por qué lo buscaste? ¿Ves relaciones o diferencias con el llamado “Nuevo Cine Argentino”?

IB: Cuando viajaba a Buenos Aires por la ruta vieja veía las localidades emplazadas una tras otra, con sus plazas y sus iglesias y me daba nostalgia de algo que ni siquiera había vivido. Hay una Argentina profunda que nos atraviesa y que no está en las capitales.  Por otra parte, están mis vivencias en un lugar de vacaciones en los veranos en un pueblo. Me parecía interesante tratar lo íntimo en un lugar donde justamente cuesta el anonimato, donde todos se conocen.  La intimidad en un pueblo es difícil.

Con respecto al cine Argentino recuerdo haber visto muchas películas de los años ´90 donde la mostración de la adolescencia era algo apático, anodino, donde nadie hablaba. Esto responde no sólo a una época sino a  una visión citanida de la gran urbe. Para mí, la adolescencia fue un lugar donde reinaba el movimiento, lleno de aventuras y eso lo quería transmitir en la película.

 

MI: En cuanto a la puesta formal, que por momentos es muy refinada, ¿cómo la pensaste en términos generales? ¿Cuáles fueron tus búsquedas en este sentido?

IB: Siempre imaginé la película en cámara en mano, esto se debe a que los personajes se movían de acá para allá y me parecía que había que ir con ellos. Hay algo particular en seguir los personajes desde atrás que es ver con ellos, vas descubriendo junto a ellos en su andar. Junto al director de foto, Ezequiel Salinas, trabajamos sobre el concepto del deseo y la delicadeza, que la cámara fuese amiga y tuviera respeto por los personajes. Quería cierta espontaneidad en los movimientos, por eso hay muchos seguimientos y planos secuencias con pocas marcaciones a los actores. En ese sentido fue un rodaje muy libre.

 bonita

MI: Teniendo en cuenta que la película trabaja con lo “no dicho”, ¿cómo conseguiste expresar esa dimensión de los personajes?

IB: Trabajamos mucho en todos los aspectos y procesos de la película. El guión tuvo un trabajo fuerte de varios años, lo tratamos de seguir en rodaje aunque muchas veces te das cuenta que cosas que son dichas en el guión los actores pueden resolverla sin hablar.  Con los actores trabajamos sobre los vínculos y las relaciones. Más bien, cómo era ese personaje en relación a su compañero, porque pasarían casi toda la película juntos.

 

MI: ¿Cómo ves al cine cordobés y los movimientos que se están generando?

IB: Veo un momento de mucha proyección y eso es bueno. El ojo está puesto en Córdoba, de pronto hay secciones en festivales de “Cine Cordobés”. Me parece que esto no responde a una unidad estética sino a un momento  de visibilidad.

 

Por Martín Iparraguirre

miparraguirre@hoydiacordoba.info

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2014/10/02/entrevista-a-ines-maria-barrionuevo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: