Bafici 2014 – Nota II

El cine que nos atraviesa

Atlántida

Atlántida

 

Atlántida y Tres D debutaron con buenas perspectivas en la Competencia Argentina del Festival de Cine Independiente de Buenos Aires 2014

El Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (Bafici) viene consiguiendo dar testimonio de la asombrosa diversidad que constituye al cine contemporáneo, pese a cierta uniformidad estética y narrativa que una mirada atenta puede detectar en muchas de las películas que animan las diferentes competencias. El tan temido “estilo internacional” que amenaza con homogeneizar al mercado del cine independiente o de arte en todo el mundo es aquí una realidad, pese a ser el festival más cuidado de la región. Pero se trata de un mal omnipresente que parece ineludible en estos tiempos de cultura globalizada, donde los estilos y las búsquedas tienden a parecerse cada vez más ante la seguridad que brindan ciertos cánones: las excepciones, entonces, se convierten en las joyas a proteger y estimular por cada festival.

Entre ellas, por fortuna, se encuentran las dos películas cordobesas estrenadas hasta el momento en la Competencia Argentina –aunque cuando salga esta nota ya se habrá estrenado también “Si je suis perdu, c’est pas grave”, de Santiago Loza–, lo que les otorga expectativas promisorias: “Atlántida”, de Inés María Barrionuevo, y “Tres D”, de Rosendo Ruiz, han sabido sortear a fuerza de honestidad, riesgo y un gran oficio (tanto técnico como formal) las múltiples tentaciones que acechaban a sus propuestas. La primera, por ser un filme minimalista que narra una pequeña epopeya de autodescubrimiento, muy a tono con ciertas búsquedas del Nuevo Cine Argentino, aunque Barrionuevo logra dotar a su filme de una densidad inédita para aquellos parámetros, gracias a una rigurosidad en la puesta en escena que resulta notable para una debutante. Sus protagonistas son dos hermanas adolescentes inmersas en un tórrido verano de un pueblo del interior cordobés, a fines de la década de los ´80. Quien sostiene la narración es Lucía (Melissa Romero, una verdadera revelación), que se está preparando para ingresar a la facultad pero debe convivir con su exigente hermana menor, la rebelde y algo malcriada Elena (Florencia Decall, que vuelve a confirmar sus condiciones), que se encuentra confinada a un reposo obligatorio a causa de la quebradura de uno de sus pies.

tresD

Tres D

La monotonía de la siesta es sobrellevada por la visita de las amigas de Elena y los relatos de sus primeros escarceos amorosos, mientras Lucía lleva una vida mucho más solitaria y reservada, aunque ciertos gestos y fastidios denotan la existencia de un conflicto hondo que se desarrolla en su interior. Allí estará el centro del filme, que logrará ir desplegando con sutileza y precisión los sentidos de esta angustia sin ponerla nunca en palabras, construyéndola pacientemente desde los detalles en base a planos cerrados sobre los cuerpos, que son construidos como una incógnita a develar. Una escapada al campo de Lucía con una amiga de Elena, Ana (Sol Zavala), servirá para manifestar los deseos ocultos, así como una visita de un joven médico (Guillermo Pfening) a la hermana menor, que también está atravesando por sus propios despertares. Significativamente, esa salida al exterior permitirá emerger una tercera trama dramática de connotaciones políticas, relacionada a un niño obrero y la relación con la hija de su patrón: si bien aquí el filme pierde un poco de su sutileza meridiana, también permite introducir otras dimensiones al relato. Porque “Atlántida” es finalmente la revisión de una época histórica –construida obsesivamente a través de los objetos y los decorados, en una mirada no exenta de nostalgia–, y de una comunidad precisa, que será representada en las diversas formas de su funcionamiento colectivo.

Fruto y testimonio amoroso de una comunidad y sus prácticas es, a la vez, “Tres D”, del ya prolífico Ruiz (“De Caravana”), una película que consigue el raro prodigio de hacer del cine dentro del cine una experiencia natural y gozosa, desprovista de toda pose o visos de solemnidad. Filmada enteramente en el Festival de Cine Independiente de Cosquín el año pasado, “Tres D” consigue que ficción y realidad se vuelvan una mezcla lúdica e indiscernible, resultado de una infrecuente complicidad colectiva que permite inscribir la fantasía y el juego en la realidad de los propios protagonistas del encuentro, sean directores, organizadores, críticos o cinéfilos. El eje del relato es Mato (Matías Ludueña), un joven director que llega a Cosquín para filmar un documental del encuentro: a poco de andar se cruzará con Mica (Micaela Ritacco, otra revelación), una amiga vivaz y cinéfila que sin dudar se sumará a la aventura de entrevistar a los directores invitados. La trama de encuentros y desencuentros románticos protagonizados por Mato, que es un seductor empedernido, se cruzará con ése trabajo documental que busca captar el funcionamiento del encuentro en sus más diversos detalles, de suerte que todos los protagonistas terminarán inmersos en la misma, encantadora, farsa: sean directores como Gustavo Fontán, José Celestino Campusano, Nicolás Prividera o Germán Scelso, críticos como Alejandro Cozza (coguionista y realizador del filme) y Fernando Pujato, o simples personajes del lugar como un director aficionado o un coleccionista de proyectores analógicos, todos se terminarán retroalimentando a sí mismos en un círculo virtuoso y simbiótico entre realidad y ficción.

El resultado será un filme libre y expansivo como pocos, capaz de apropiarse del cine para restituir su dimensión social y comunitaria en un juego donde tanto la profunda reflexión sobre la naturaleza de este arte como la más radical fantasía pueden tener lugar, siempre abordados con un desparpajo, seriedad y naturalidad encomiables, resultado sin dudas de un mismo amor compartido por protagonistas y hacedores. El cine, al fin, como ese arte que nos atraviesa y constituye desde nuestra más básica cotidianeidad.

 

 

Por Martín Iparraguirre

miparraguirre@hoydiacordoba.info

Copyleft 2014

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2014/04/08/bafici-2014-nota-ii/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: