Premios Oscar – 12 años de esclavitud

El cine de la esclavitud

 12 años

La 86 edición de los premios Oscar volvió a dejar en claro, con una transparencia  pasmosa, la matriz ideológica que domina el imaginario cultural hollywoodense: el mito del héroe individual, capaz de superar las peores dificultades imaginables en los contextos más adversos gracias a una fe inquebrantable en el futuro, la perseverancia, el trabajo y la pureza –valores prístinos del capitalismo ingenuo– se repitió invariablemente en las principales protagonistas de la mayor ceremonia de autocelebración de la industria cinematográfica, más allá de las cualidades particulares de cada quien. Desde el insondable espacio exterior de “Gravedad”, de Alfonso Cuarón (justo ganador del premio a Mejor Director); al feroz negocio de las corporaciones médicas en “Dallas Buyers Club”, de Jean-Marc Vallée; o el siniestro sistema esclavista de mediados del siglo XIX en “12 años de esclavitud”, de Steve McQueen, todo contexto puede adaptarse al mismo modelo de representación que hace del individuo la base purificadora (y legitimadora) del sistema: no por casualidad, como advirtió el crítico Horacio Bernades en Página/12, las películas que apenas esbozaron una crítica o se desmarcaron del canon industrial (como “El lobo de Wall Street” o “Nebraska”) se fueron con las manos vacías, con “Escándalo americano” a la cabeza (pues ostentaba nada más que 10 nominaciones).

12-años-de-esclavitud-fassbender

Claro que si el autor tuviera que elegir el filme que con mayor justeza representa el cinismo y la demagogia que esconde todo este circo, apuntaría sin dudar a “12 años de esclavitud”, una obra que ilustra como pocas el nivel de abyección que pueden guardar la corrección política y las buenas intenciones, en una industria cuyo único valor rector es, vale recordarlo, el vil metal. Ejemplo paradigmático de esa trampa del marketing que suelen ser las películas “basadas en hechos reales”, “12 años de esclavo” (tal su traducción literal) se basa en un libro homónimo escrito por su protagonista, Solomon Northup (Chiwetel Ejiofor), uno de los pocos afroamericanos esclavizados que pudo recuperar su libertad y contar su odisea, como lo aclarará un culposo mensaje al final del filme. Ocurre que Northup era un hombre libre en la Norteamérica de 1840, un ilustre ciudadano de clase media relativamente acomodada que vivía en la pujante Saratoga (Nueva York) junto a su mujer e hijos, admitido como un igual en el seno de su comunidad: tras embarcarse a Washington para trabajar como violinista en una pequeña gira comercial, el hombre será engañado por unos traficantes y vendido como esclavo a un terrateniente de los cruentos estados sureños.

Será el inicio de un calvario que McQueen narrará con una problemática delectación, un realismo refinado que no escatimará recursos a la hora de exponer las brutalidades de unos y los padecimientos de otros, pues el filme irá repasando todas las formas posibles de vejación a partir de la odisea personal de Solomon, que pasará por diferentes “dueños” en un contexto natural cada vez más bucólico, fotografiado con una ostensible voluntad de embellecer los escenarios. Se podría decir que el recurso articula, dialécticamente, un discurso político al contraponer la belleza de la naturaleza a la brutalidad humana, pero la política está siempre en la forma y aquí se encuentra uno de los problemas del filme, cuya preocupación central no es tanto dar un testimonio o analizar una época como bajar un discurso cerrado, ejemplificar una idea o emitir un juicio axiomático.

12 years a slave 05

Ya la elección del personaje revela, a juicio de quien esto escribe, una doble moral escondida en la propuesta: como se reseñó, Solomon no es un esclavo común, sino un igual entre los blancos reducido a la condición de cautiverio gracias a su color de piel. Características que apuntan a garantizar la identificación del espectador promedio –al igual que la decisión de compartir siempre su punto de vista, más estratégica que ética– pues al mismo tiempo el film operará una suerte de distinción entre Solomon y el resto de los esclavos, que en su mayoría estarán puestos para explicitar las ideas del director sobre todo el asunto. Otro cantar es el tratamiento estético de la violencia: si bien en “Hunger”, su gran película sobre el militante del IRA Bobby Sands, McQueen había sabido utilizar el cuerpo de su protagonista como escenario de representación de la violencia institucional, aquí directamente operará un embellecimiento del sadismo y la brutalidad que llegará a su pico máximo en una larga escena de tortura, filmada en un único y virtuoso plano secuencia, donde la explicitud rozará lo pornográfico. Algo que, paradójicamente, generará una curiosa operación de despolitización, pues ante lo ominoso sólo hay una reacción posible: el rechazo y la indignación.

Así como la vergonzosa irrupción de Brad Pitt (productor del filme) como el personaje blanco con conciencia social, que entrará en el film para enrostrar al siniestro amo de Solomon (Michael Fassbender) un aleccionador discurso sobre sus crímenes (en una de las pocas escenas que, sin embargo, llegarán a sugerir la cuestión de fondo siempre eludida por la película: la problematización del tema de la propiedad), el resultado final busca dejar al espectador desguarnecido, sin posibilidades de interpretar las coordenadas históricas y políticas que permitieron (y siguen permitiendo) semejante barbarie. Al final del recorrido, el espectador será el verdadero esclavo del film.

 

Por Martín Iparraguirre

miparraguirre@hoydiacordoba.info

Copyleft 2014

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2014/03/07/premios-oscar-12-anos-de-esclavitud/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. 12 años de esclavitud es un película en verdad merecedora de un Oscar, su dramatismo es muy bueno, tiene una gran historia.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: