Avanti Popolo

El arte del pensamiento

 

avanti_popolo_3_-_foto_rodrigo_pastoriza

El mes que transitamos comenzará sus últimos días con una verdadera avalancha de estrenos, entre los que se cuelan varias joyas del cine independiente argentino y del mundo: la excepcional “Pendejos”, de Raúl Perrone, llegará por caso a las salas del Cine Gran Rex, “De martes a martes”, de Gustavo Triviño, y “Habi la extranjera”, de María Florencia Álvarez, también argentinas como aquélla, estarán en algunas salas de los grandes complejos; mientras que el circuito independiente de la ciudad exhibirá los esperados regresos de Arturo Ripstein con “Las razones del corazón”, singular adaptación de “Madame Bovary”, y Marco Bellocchio con “Bella addormentata”, donde el maestro italiano vuelve a poner el ojo en un tema de candente actualidad como la eutanasia.

Casi perdido entre tantas posibilidades cinéfilas, se estrenó también una pequeña obra maestra: la brasileña “Avanti Popolo”, del uruguayo Michael Wahrmann, filme de una originalidad y pertinencia únicas para abordar la historia más oscura de nuestro continente, no a través de sus datos ya objetivados por el relato de la historia –aunque aún sean prenda de disputas políticas en la mayoría de los países del continente–, sino de su dimensión más perversa y desconocida, la de sus secuelas en la intimidad de sus víctimas, que silenciosamente perduran en el presente que vivimos. Mínima en su trama, pero lúcida y desafiante en su forma, Avanti Popolo es también un ejemplo del cine como un arte capaz de una particular reflexividad, un dispositivo donde toda construcción teórica que busque pensar el mundo resulta sobrepasada por la contundencia de la experiencia, un espacio de diálogo donde lo íntimo se mezcla con lo colectivo y lo emocional.

avanti living

El plano de apertura del filme es una singular introducción a su tema: desde el interior de un auto registra la quietud de una calle cualquiera de un barrio populoso de alguna ciudad brasileña, mientras suena un programa de radio que repasa el folklore revolucionario latinoamericano. ¿Estamos en el presente? ¿Qué tiempo histórico registra? El espacio, la luz y la arquitectura sugieren un lugar detenido en el tiempo, algo que no se modificará aunque el auto emprenda su marcha y comience a recorrer las callejuelas del lugar hasta toparse con un hombre que deambula en el medio de la acera: de pronto irrumpirán los títulos, pues hemos encontrado al protagonista. André (André Gatti, quien es profesor e historiador de cine brasileño en la vida real) vuelve a casa de su padre (interpretado por el conocido director Carlos Reichenbach) para pasar una temporada, aparentemente por una separación en curso, aunque inmediatamente se topará con la frialdad paterna, quien le negará una habitación que mantiene cerrada y le dará un sofá del living como hospedaje. La decrepitud de la casa y los objetos, la oscuridad de los ambientes internos, la propia fisonomía y disposición corporal de los personajes traslucen una angustia existencial que no tardaremos en confirmar: el padre sigue esperando inútilmente el regreso de su otro hijo de la ex Unión Soviética, aunque el filme se desarrolla en el presente y ya han pasado más de 30 años de su desaparición (en plena dictadura brasileña). Su única compañía y consuelo es su pequeño perro Ballena, que en algún momento también desaparecerá y lo sacará momentáneamente de su letargo. André se obstinará a su vez con antiguas filmaciones familiares de súper 8 que intentará utilizar para rescatar a su padre de ese limbo en que se encuentra, un  estado fuera del tiempo y la historia, detenido irremediablemente en el pasado, que lo condena a una muerte en vida.

Avanti_fantamas

Lo insólito de Avanti Popolo es la lucidez formal que ostenta: los planos fijos que registran la vida de sus protagonistas, casi siempre generales o medios (abarcando todo el escenario), contrastan con las filmaciones en súper 8 que irrumpen continuamente en la narración (en su mayoría, registros reales de gente desconocida por el director), donde el movimiento es regla.  Dialécticamente, Wahrmann está contraponiendo la quietud del presente con la vitalidad de ése pasado añorado: la relación tendrá un pico significativo cuando las imágenes se proyecten sobre los propios protagonistas, y los fantasmas no se puedan escindir de la realidad. Aunque el mecanismo no traduce solamente una anécdota individual de los personajes, sino que articula una lectura precisa de toda la sociedad, como ya había sugerido la introducción: el protagonismo de los espacios públicos y privados configura una lectura del mundo –inscripta en los detalles  de las calles, las paredes y los objetos más nimios–, que revela el fracaso de las últimas utopías de una sociedad y los efectos de los traumas del pasado en el presente. El propio relato se inscribe en una frontera incierta entre ficción y documental, no sólo por la participación de actores no profesionales (el perro es el único con experiencia previa), sino también por la apelación directa al espectador por parte de los protagonistas cuando explican las imágenes de súper 8, entre muchos otros gestos que rompen la ficción. Aunque lo más significativo es que, aún con su pesimismo, el filme guarde espacio a la comicidad –por ejemplo en una gran escena donde André discutirá con otro director sobre un insólito Dogma 2002 (que es real y pertenece al propio interlocutor del personaje)–, o el privilegio de la mirada humanista sobre los personajes, sin restarle contundencia al diagnóstico: el final, con la voz del propio Wahrmann cantando el himno de izquierda que le da nombre al filme sobre imágenes de un cine abandonado, resulta más elocuente que el mejor análisis académico sobre la actualidad de las utopías revolucionarias de antaño.

Por Martín Iparraguirre

miparraguirre@hoydiacordoba.info

Copyleft 2013

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2013/10/27/avanti-popolo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: