Titanes del Pacífico

La experiencia de la desmesura

 titantes puente

Algún día tenía que pasar: Hollywood está comenzando a justificar los avances tecnológicos de la industria con filmes que, más allá de sus cualidades narrativas, pueden ofrecer verdaderos espectáculos visuales, intensificando como nunca la experiencia perceptiva del espectador. Incluso películas mediocres como El hombre de acero, de Zack Snyder, Guerra mundial Z, de Marc Forster, o Rápido y furioso 6, de Justin Lin, consiguen plasmar momentos de una intensidad sensitiva impensada hace pocos años, elevando el realismo de la acción a un grado inusitado (lo que sugiere que efectivamente hoy todo puede ser filmado; computadora de por medio, claro). Sin dudas, ayuda la progresiva digitalización de las salas de cine en las principales urbes del país (según datos de Ultracine de esta semana, hay 179 salas renovadas con equipos de última tecnología –que incluyen 3D– en Argentina –lo que significa apenas el 21% del total–,  mientras el Incaa anunció el inicio del proceso de digitalización de todas sus salas –alrededor de 100– para 2014), lo que ha redundado también en un regreso del público a los cines, ya que la asistencia no ha dejado de crecer aceleradamente pese al costo abusivo de las entradas (como ejemplo, 2013 ya superó el récord de todo 2012, a razón de 26.698.222 entradas cortadas contra 26.565.285 del año pasado).

titanes lateral

¿Cuáles serán las consecuencias de este renacimiento de la industria? El autor prefiere no hacer futurismo vacuo, aunque no le resulta arriesgado escribir que uno de los peligros será la profundización de la marginación de aquellas cinematografías que no provengan del imperio del norte o que no respondan a sus cánones estéticos y narrativos (donde el diseño de producción cobra más importancia que la dirección). Por lo pronto, el estreno de Titanes del Pacífico sirve para pensar lo que Hollywood está en condiciones de ofrecer en esta era, ya que el nuevo opus de Guillermo del Toro puede ser la medida del mejor cine pochoclero por venir. Homenaje sin duda amoroso (y personal) a los filmes y series de monstruos clase B paridas en Oriente durante el siglo pasado, Titanes del Pacífico logra en efecto aquello que sus antecesoras de la industria no podían: controlar su propia desmesura, hacer de ella una experiencia cinematográfica. Que en este universo básicamente consiste en ubicar al espectador en las condiciones excepcionales que propone la acción y volverlas inteligibles para que pueda apreciarlas en todas sus dimensiones materiales; un desafío nada sencillo en Titanes… puesto que sus protagonistas son monstruos de tamaño gigantesco, que pueden triplicar a la versión más presuntuosa de Godzilla.

Un prólogo tan corto como efectivo nos introduce de lleno en la ficción: una voz nos informa que el mundo ha sido atacado por unos monstruos milenarios de otro universo, llamados Kaijus (por su origen japonés), que ingresaron a la tierra por una falla abierta en el fondo del Océano Pacífico. Intercalando estética de noticiero de TV, las imágenes mostrarán la destrucción de San Francisco y el posterior renacimiento de la humanidad a partir de la unión de los gobiernos más poderosos del mundo para crear una máquina de guerra que los contrarreste: unos robots llamados Jaegers de dimensiones similares a los monstruos, que son controlados por dos pilotos que usan su cuerpo como extensión del androide, y están conectados entre sí a través de sus propias mentes. La acción seguirá en 2020, cuando tras años de plantear batalla digna, los Jaegers comiencen a perder frente a las bestias, que se han adaptado y fortalecido: mientras los líderes del mundo apuestan a la absurda construcción de muros para aislar a las ciudades, nuestro protagonista será reclutado nuevamente para una misión desesperada con los últimos robots que quedan.

titanes-del-pacifico-warnerbros12

Con un guión más bien pobre poblado de diálogos estereotipados, la mayor virtud de Titanes está en su potencia visual: al contrario del Michael Bay de Transformers, Del Toro apuesta a planos generales y extensos para filmar las peleas con estas bestias descomunales sin despistar al espectador, y gracias a paneos aéreos o planos en contrapicado consigue transmitir las verdaderas dimensiones de los sucesos. También es significativo que las peleas sean a puño limpio, casi sin recurrir a armas, lo que traduce una decisión de evitar los fuegos de artificio para que los efectos especiales se concentren en construir el realismo de la diégesis: Del Toro consigue una rara mezcla entre la estética analógica y digital, potenciando la verosimilitud de la película. El sonido juega además un rol central en todo el filme, e incluso una de las secuencias más estremecedoras está filmada enteramente en fuera de campo, con los ecos del monstruo y la guerra como única herramienta narrativa. Verdadero artesano en el manejo de los géneros, como en The Host, de Bong Joon-ho (entre tantas otras), Del Toro logra además plasmar diferentes tonos en la película sin que genere disonancia, incluyendo el humor y la política en medio de la acción trepidante: allí habrá un par de científicos extravagantes que actúan como efectivos “comic relief”, o comentarios filosos sobre la asimilación capitalista del desastre (a través de los medios de prensa o el mercado negro que comercializa órganos kaiju), por no hablar de alguna referencia acerca de los privilegios de los ricos y poderosos. Esa lectura del mundo es más lúcida y pertinente que todas las subtramas que pueblan la película –como cierta historia de amor incrustada a la fuerza–, que sólo parecen un relleno que distrae de lo fundamental: la experiencia de la desmesura.

 

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2013

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2013/07/19/titanes-del-pacifico/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: