Salsipuedes

La intimidad de lo atroz

Salsipuedes_LRZIMA20120827_0062_3
Ya no se trata de una promesa: el cine joven cordobés es una realidad pujante y promisoria, que puede ofrecernos múltiples espejos para mirarnos (y pensarnos) a nosotros mismos, un privilegio que pocas sociedades consiguen darse. El lector podrá constatarlo nuevamente desde hoy jueves con el estreno en el Espacio Incaa de la Ciudad de las Artes -y su posterior reposición en el Cineclub Hugo del Carril desde mañana hasta el domingo-, del esperado filme “Salsipuedes”, de Mariano Luque, acaso una de las mayores promesas de las nuevas generaciones de cineastas que están asomando. No es un elogio complaciente, como lo sugiere la participación de la película en algunos de los festivales más importantes del mundo, como Cannes o Berlín. O como cualquiera puede comprobar al enfrentarse a sus imágenes, que ostentan una sorprendente madurez formal, capaz de entender que el cine es un arte que trabaja con las huellas de la realidad: los rastros del mundo expresados en su más cruda materialidad, donde finalmente finca toda su magia y su misterio.

Salsipuedes auto
Una virtud que se potencia por el tema nada sencillo de la película: la violencia de género, que suele ser excusa repetida en los medios de comunicación y el cine industrial para explotar las emociones del espectador y provocar su morbo, como en estos días confirma el caso de Angeles Rawson. Nada de eso ocurre en Salsipuedes, que apuesta por la sutileza y el cuidado extremo para retratar un día de descanso en las sierras cordobesas de una pareja en crisis. La primera escena ya confirma otra vocación estética y narrativa, acaso también política: en plano medio vemos a Carmen (Mara Santucho) en un auto típico de clase obrera, ensimismada en su congoja, escondiendo las huellas físicas de la violencia que su pareja aplicó sobre ella. Al fondo del plano, su marido Rafa (Marcelo Arbach) se encuentra armando la carpa, mientras un reggaetón suena en los parlantes del automóvil. Alguien pedirá a los gritos, fuera de campo, que bajen la música, y entonces Rafa se acercará al auto con gesto autoritario y palabras amables para dialogar con Carmen: la voluntad de reconciliación durará poco, y volverá a resurgir abruptamente la violencia. La escena, de unos ocho minutos y probablemente la mejor del filme, resume un ethos formal, que evita toda manipulación o énfasis discursivo, apuesta a la variedad de signos y gestos para transmitir la situación de dominación ejercida sobre Carmen, y permite al mismo tiempo la libertad interpretativa del espectador. La música, los diálogos, los gestos de los cuerpos expresan no sólo la situación particular que vive la protagonista sino también un contexto social y simbólico que la precede, la promueve y la avala, aunque esta intuición se confirmará pronto con la llegada de la madre y la hermana de Carmen (Mariana Briski y Camila Murias, respectivamente), que lejos de escandalizarse por la situación, la admitirán y justificarán veladamente, al punto que su propia progenitora le enseñará cómo maquillar y esconder los signos de la violencia física en su cuerpo. El conflicto, por supuesto, no hará más que profundizarse en el transcurso del fin de semana, hasta que Carmen intente en absoluta soledad una medida desesperada para salvarse.

Salsipuedes pla frontal
De una inteligencia formal infrecuente, la mayor virtud de Salsipuedes está en su posicionamiento político, que asume el punto de vista de la víctima sin demonizar al victimario: los primeros planos de Arbach y Briski hablando directamente a cámara (que viene a representar a Carmen) son su expresión más evidente, aunque también lo es la utilización expresiva del fuera de campo (con la irrupción amenazante de otros personajes en el plano, violando la intimidad espacial de la protagonista) y los planos secuencia que siguen las caminatas solitarias de Carmen, sus únicos momentos de sosiego. Acaso el paisaje bucólico de las sierras de Camaluchita -que con la inclusión de bellos planos generales de la naturaleza es utilizado como contrapunto de la situación de Carmen, filmada predominantemente con planos cerrados para denotar su angustia- sirve también para morigerar el impacto de los acontecimientos: al ser un espacio público (registrado con una muy buena fotografía de Natalia König y José Benassi), consigue el efecto de desnudar la naturalización de la violencia de género en la sociedad, al permitir que lo atroz adopte una extraña familiaridad (ver sino la escena en que madre y hermana maquillan a Santucho). Algo que es complementado con un uso virtuoso del sonido (a cargo de Erwin Otoño) y el lenguaje por parte de los actores (que exhiben un gran nivel, sin excepción), pero sobre todo por el personaje de Arbach, que compone al estereotipo del cordobés gracioso y entrador, inscribiendo a la ficción en la más cotidiana de nuestras realidades. Si algún reparo merece Salsipuedes, está en cierta repetición de las situaciones que al promediar el filme amenaza con estancarlo y hacerlo perder la sutileza conseguida, como si el tema se impusiera a la narración , aunque Luque sabe sortear el encierro y mantener a salvo una película que no es condescendiente con nadie.
Por lo demás, vale celebrar también el estreno simultáneo en las salas comerciales de dos joyas de la cinematografía internacional: la esperadísima “Antes de la Medianoche”, de Richard Linklater, y “En otro país”, de Hong Sang-soo (ésta sólo en Showcase), lo que compone el que quizás sea el mejor fin de semana cinéfilo del año.
Por Martín Iparraguirre
miparraguirre@hoydiacordoba.info
Copyleft 2013

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2013/06/27/salsipuedes/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Muy bueno y didáctico tu análisis.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: