Festival de Cine Independiente de Cosquín

La vida pública

Tabu

Tabú

La tercera edición del Festival Internacional de Cine Independiente de Cosquín (FICIC) finalizó el fin de semana con un palmarés digno de una edición que mostró un crecimiento notable, que lo termina de confirmar como uno de los encuentros cinematográficos más interesantes del país. Crecimiento que se pudo constatar no sólo en una programación que reunió películas de nivel internacional en todas sus secciones (donde el espectador pudo completar además un mapa de lo mejor del cine argentino de los últimos años), sino también en la asistencia de público y la diversidad de actividades: por cuatro días, el cine se instaló también en las calles de Cosquín, trascendiendo las salas oscuras de proyección.

Acaso una de las razones sea la asistencia masiva de jóvenes, que comenzaron a apropiarse del encuentro a través de las múltiples posibilidades que ofreció la organización: sea charlando con los directores invitados, con los críticos o especialistas, sea empuñando cámaras o grabadores para registrar el desarrollo de un acontecimiento colectivo. Hasta hubo quienes filmaron una película que se desarrolla en el mismo festival. Lo que muestra un encuentro abierto a su entorno y a su público, síntoma por demás saludable que valdrá la pena potenciar en las futuras ediciones.

Fango

Fango

Por lo demás, la gran ganadora del FICIC también demuestra la voluntad de generar una identidad propia: la película argentina “Fango” (2012), de José Celestino Campusano, representa en cierta medida un salto al vacío, una apuesta al riesgo pues no pertenece a ninguna de las categorías estéticas que suelen premiar los circuitos festivaleros. Película cruda tanto en su trama como en su forma, el filme de Campusano es un western moderno que transcurre en el conurbano bonaerense, con una estética afín a los personajes e historias que la habitan: cierto naturalismo sucio que reniega de toda estatización vana de la pobreza. El jurado compuesto por el crítico cordobés José Fuentes Navarro, el realizador argentino Gustavo Tobal y la directora cubana Lily Suáres Rodés decidió entonces entregarle el premio a la Mejor Película de Ficción y el Premio a la Mejor Obra Nacional; dejando el Premio Especial del Jurado para la excepcional película portuguesa “Tabú”, de Miguel Gomes, y otorgando una mención especial para la argentina “Germania”, de Maximiliano Schonfeld.

Mientras que “Fango” ganó en la categoría de Largometraje Ficción, la película cordobesa “La sensibilidad”, de Germán Scelso, obtuvo el premio al Mejor Documental de la sección respectiva, otorgado por un jurado compuesto por los directores Nicolás Prividera y Matías Herrera Córdoba, y el crítico de cine Jorge García. Que además decidió otorgarle a “El Etnógrafo”, de Ulises Rosell, una mención especial.

La sensibilidad

La sensibilidad

A su vez, el premio al Mejor Cortometraje fue para “¿Qué queso quieres?”, de la brasileña Cíntia Domit Bittar, mientras que el Premio del Sindicato de la Industria Cinema-tográfica Argentina (SICA) fue para el argentino “Bienaventurados”, de Andrés Pasman. El jurado de cortometrajes entregó además sendas menciones a “Toda esa sangre en el monte”, de Martín Céspedes, “Adelante”, de Pablo Conde, y “Time 2 split”, del francés Fabrice Bracq.

Además de las competencias, que este año sumó una dedicada a cortos de escuelas de cine, el tercer FICIC presentó diferentes actividades paralelas como una retrospectiva de Gustavo Fontán, un ciclo de Cine y Arquitectura que finalizó con una charla del director Martín M. Oesterheld, y un Work in Progress con las tres nuevas películas que se están filmando en nuestra provincia, ratificando un compromiso necesario y pertinente con el cine local. En la citada competencia Cortos de Escuelas, que presentó diez trabajos de escuelas de todo el país, el filme ganador fue el cordobés “El movimiento”, de Lucas Moreno, que obtuvo los premios a Mejor Corto y Mejor Director.

Más de 50 películas de 17 países del mundo -muchas de ellas inéditas en Argentina, como las mexicanas “Tres Rocas” y “Mi universo en minúsculas”- se pudieron ver al fin en Cosquín, un verdadero privilegio que se ha tornado una saludable tradición para los cordobeses, lo que abre nuevos desafíos para las ediciones futuras.

 

Por Martín Iparraguirre

Copyleft 2013

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2013/05/27/festival-de-cine-independiente-de-cosquin/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: