Entrevista a Verónica Rocha

Historias argentinas

 

Luego de un 2011 que quedará en la historia, con el extraordinario debut en las carteleras comerciales del famoso cuarteto de películas locales (recordemos: “De Caravana”, de Rosendo Ruiz; “El invierno de los raros”, de Rodrigo Guerrero; “Hipólito”, de Teodoro Ciampagna; y la excepcional “Yatasto”, de Hermes Paraluello), el cine cordobés sigue dando nuevos frutos. Basta citar a la película “Salsipuedes”, de Mariano Luque, que en 2011 causó gran repercusión en el Festival Internacional de Cannes, donde se presentó en la sección Cinéfondation, y que este año promete llegar a las carteleras locales.

Pero además, el miércoles llegará otro gran día para la cinematografía local porque la película “Ferroviarios”, de Verónica Rocha, tendrá su estreno oficial en el Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49), luego de recorrer un camino más que prometedor, que incluyó su participación con considerable repercusión en la Competencia Argentina del Festival Internacional de Mar del Plata 2011.

Directora oriunda de Cruz del Eje, Rocha decidió unir en su ópera prima su biografía personal con la historia política de su pueblo, acaso con el objetivo de entender un poco mejor el pasado reciente de la Argentina. Filme político y popular, “Ferroviarios” explora la historia del famoso taller ferroviario de Cruz del Eje, clausurado por la última dictadura militar, y el devenir de aquél pueblo que hizo de ése oficio su marca de identidad.

Mediante entrevistas a vecinos y ex trabajadores ferroviarios, Rocha va construyendo un entrañable fresco social y cultural, que habla no sólo del modo en que una comunidad se constituye a sí misma (a partir del trabajo y de las formas de supervivencia que encuentra para enfrentar los avatares de la historia), sino también de los diferentes modelos de país que se disputaron a la Argentina, y por ello sirve para pensar dónde estamos parados en nuestros días (y cuáles son las cuentas que siguen pendientes).

A todo esto, Rocha le agrega un relato ficcional que aborda su propia infancia, y que, a través de una voz en off (que pertenece a Max Delupi), va articulando la experiencia de la directora con los relatos de sus verdaderos protagonistas, en una búsqueda que no apunta tanto a imponer su visión de los acontecimientos como a dotarlos de cierta humanidad, capaz incluso de apostar al humor (y a las animaciones) para dotar al drama de otra dimensión y de otra perspectiva.

A continuación, reproduzco una entrevista realizada a Rocha en el programa radial Nadie Sale Vivo de Aquí.

MI: ¿Por qué decidiste contar esta historia?

Verónica Rocha: (VR): Es una historia que cuenta la relación de Cruz del Eje con los ferrocarriles, pero en realidad es una historia que cuenta cómo fue modificándose el Estado, sobre todo el rol productivo del Estado, a través de los diferentes modelos de país desde finales del siglo pasado hasta el presente. Entonces, el ferrocarril es un reflejo de las políticas de Estado, y en Cruz del Eje tuvo una presencia muy importante, que modificó los espacios. Pero la película aborda no sólo lo ferroviario, sino que también trata sobre los valores: habla de una sociedad donde el ascenso social se manifestaba a través de la educación y el trabajo. Y también hay una reflexión sobre eso, porque la película llega hasta la actualidad, en donde el lugar que ocupaba antes el taller ferroviario funciona ahora una cárcel de máxima seguridad. Por eso, es una película donde los entrevistados, que son ferroviarios y vecinos, reflexionan sobre este devenir de su pueblo.

MI: Cuando vi la película se notó que había una voluntad consciente por relacionar la historia pequeña de Cruz del Eje con la historia macro del país, ¿cómo fueron construyendo ese lazo?

VR: Lo que pasa es que hay una reflexión, hay un crecimiento, hay una visión crítica en Cruz del Eje. El documental no va por el lado de decir “cuando los ferrocarriles estaban era todo bueno, pero ahora lo cerraron, y que pena”, sino que trasciende esa visión en una actitud crítica que yo creo se debe a un aprendizaje. No nos olvidemos que en ese mismo lugar donde en 1978 se cerraron los talleres, ahí también se prometió la llegada de una fábrica de Honda, que fue muy esperada pero no pasó nada. Después, producto de la desocupación sumada a las políticas del neoliberalismo, en Cruz del Eje surgieron las primeras agrupaciones que fueron a cortar las rutas, los primeros piquetes que se dan en Tartagal, en Neuquén y en Cruz del Eje. Los tres tienen algo en común: fueron lugares donde había una fuerte presencia de un Estado productivo que se cierra con el comienzo de las políticas de (el ex ministro de Economía durante la dictadura, José Alfredo) Martinez de Hoz y terminan totalmente liquidados con el neoliberalismo. Entonces, comparten una historia, salen a cortar las rutas y en el mismo lugar, justo donde iban a poner la fábrica de Honda y en el barrio de donde salen los primeros piqueteros, hoy funciona esta cárcel. Entonces a toda esta historia la gente la tiene muy clara, y ha hecho un aprendizaje que le ha dejado una identidad: yo soy de acá de Cruz del Eje y el tren está presente en los espacios donde transitamos.

MI: Una apuesta arriesgada de tu película es relacionar tu biografía personal con la historia de Cruz del Eje y narrar paralelamente al documental tu propia infancia…

VR: Sí, tal cual, y lo que queda puesto en evidencia allí es un corte en la tradición, porque yo pertenezco a una generación que ya no tenía el ferrocarril, que se iba quedando sin el tren, y los recuerdos también iban vaciándose del contenido ferroviario. Entonces, ante esa ausencia, ahí aparecen unas recreaciones ficcionales y el recurso de un narrador que va contando esa historia que más que nada son recuerdos simples, recuerdos pequeñitos, que entran en juego con la otra narración.

MI: ¿Por qué decidiste incluir este relato? ¿Cuál fue su objetivo narrativo?

VR: Tiene que ver con un presente enunciativo, es decir desde donde cuento esta historia. Porque cuando yo comencé a investigar aparecieron esos recuerdos, y eso me permitía también abordar el cambio histórico a partir de lo que eran expectativas de futuro y espacios de experiencia. Entonces, al incluir mi presencia en el documental, también incluí un narrador, que daba cuenta de las cosas que me iban pasando. Así, también figuro como un personaje, pero un personaje que el narrador tampoco toma muy en serio: no es ese típico personaje serio que camina por las vías y piensa y reflexiona y dice “que lástima esto y lo otro”; sino que solamente se va haciendo unas preguntas y el narrador da cuenta de eso. Es un narrador omnisciente, un recurso de ficcionalidad. Entonces también el documental juega con elementos de ficción, que me permiten a mí como realizadora una estructura más libre para jugar con eso y poder escenificar mis recuerdos.

MI: También hay una particularidad en estas recreaciones, porque hay una búsqueda de dotar a la película de cierto humor, algo que no es típico de los documentales…

VR: No, pero sí es típico de Cruz del Eje. Fijáte en los testimonios: a pesar de abordar un tema que es muy fuerte y triste, en los mismos testimonios se encuentra eso. La película tiene un tono que oscila entre la melancolía y el humor, por la nostalgia que ya no está, o sea el dolor de lo perdido, asociado al tiempo que se fue, y por la ironía del espacio que cambió de forma tan dramática, tan brutal: donde era la fábrica hoy está la cárcel, entonces eso plantea una ironía. Esto se traduce en una cierta melancolía y un humor en los entrevistados. Y también en una reflexión en torno a la identidad, porque si las posibilidades del futuro son un tren turístico como el tren de las sierras, entonces bueno, comienzan a replantearse la identidad: ¿Qué clase de pueblo somos? Y eso es un hallazgo, algo que fue apareciendo a medida que hacía las entrevistas y también está puesto en el documental.

MI: Es destacable cómo los entrevistados construyen su identidad en torno a lo que fue su trabajo, incluso muchos dicen que Cruz del Eje sigue siendo un pueblo ferroviario.

VR: Sí, por eso el título de la película hace referencia no sólo a los que trabajaban en el taller, porque los entrevistados también son vecinos o hijos de ferroviarios; entonces el título los abarca a todos.

MI: ¿Cuáles son tus expectativas respecto al estreno en Córdoba, teniendo en cuenta cómo te fue en el Festival de Mar del Plata, donde la película tuvo una recepción excepcional, porque la gente se emocionaba y te aplaudía mucho?

VR: Sí, eso es muy emocionante, ver cómo la gente se ríe mucho, se emociona, y la terminaron aplaudiendo de pie, lo que me gustó mucho teniendo en cuenta que era un festival de cine. Y me contaban que eran gente del sur, de otras provincias, pero se veían identificados con la historia. Ahora estamos muy contentos de poder pasarla en Córdoba, algo que por supuesto va a ser muy importante para todo el equipo.

Por Martín Iparraguirre

PD I: Ferroviarios se estrena el miércoles 4 de abril en el Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49), a las 20:30. Se proyectará en el mismo escenario, en idéntico horario, durante todos los miércoles del mes, siempre con entrada general a 10 pesos.

PD II: La presente es una nueva versión de dos notas publicadas en la revista Cálamo y en el diario Hoy Día Córdoba, en base a una entrevista realizada en el programa radial Nadie Sale Vivo de Aquí (Radio Nacional Córdoba AM 750 –FM 100.1).

Published in: on 2 abril, 2012 at 22:55  Comments (4)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2012/04/02/entrevista-a-veronica-rocha/trackback/

RSS feed for comments on this post.

4 comentariosDeja un comentario

  1. veronica porfavor necesito encontrarte soy maquinista en actividad y quisiera proyectar tu peli en nuestro sindicato mi telefono 3513662588 armando gigena

  2. soy ferroviario en actividad necesito encontrarte para que proyectemos tu pelicula..en octubre en carlos paz porfa mi tel.3513662588

  3. Querido Armando, voy a tratar de ponerte en contacto con Verónica. Recién veo tu mensaje, porque tuve un problema con Internet y no podía entrar al sitio. Le voy a pasar tu teléfono e inquietud a la Vero. Saludos.

  4. Por favor que alguien diga donde puedo comprar una copia de “ferroviarios” mail: boccaneradaniel@hotmail.com


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: