Entrevista a Hermes Paralluelo

 El plano necesario

El tiempo terminó confirmando el entusiasmo de la comunidad cinéfila local, y el cine cordobés es hoy una realidad tangible que trascendió los límites de nuestra provincia y se instaló como un horizonte promisorio a nivel nacional. Lo demostró el reciente estreno comercial en Capital Federal de “De Caravana”, de Rosendo Ruiz, y de “Hipólito”, de Teodoro Ciampagna (el jueves debutará allí “El invierno de los raros”, de Rodrigo Guerrero), punta de lanza del recorrido nacional que aspiran alcanzar las producciones del sello Cine Cordobés, y que abre un camino hasta hace poco impensable, un sueño dorado.

El reconocimiento internacional tampoco les fue ajeno, e incluso se realizó un foco de cine cordobés en el reciente Festival de Valdivia (Chile), por no hablar de la histórica participación a principios de año de “Salsipuedes”, del joven Mariano Luque, en el Festival Internacional de Cannes, considerado el más prestigioso del mundo. Para más, la producción local sigue en crecimiento, y en la edición del Festival de Mar del Plata que acaba de terminar compitió “Ferroviarios”, un heterodoxo documental de Verónica Rocha sobre su Cruz del Eje natal, mientras que el filme de Sergio Schmucler “La sombra azul” se encuentra en los momentos finales de producción, pronto a quedar listo para su estreno.

Pero lo mejor recién está por llegar: el estreno de la excepcional película “Yatasto”, dirigida por el catalán Hermes Paralluelo junto a los jóvenes de la productora cordobesa El Calefón (los mismos de “Buen Pastor, una fuga de mujeres” y “Criada”), que se producirá el próximo jueves en el complejo de Cines Gran Rex, donde se proyectará diariamente a las 21. Ganadora del premio a la Mejor Película Argentina en la Competencia Internacional del Festival de Cine Independiente de Buenos Aires (BAFICI) 2011, y de dos menciones en el prestigioso Festival Internacional de Marsella (del Jurado de la Competencia Internacional y otra Mención como Ópera Prima), entre muchos otros galardones, Yatasto aborda con inusual sensibilidad y conciencia política la vida de una familia de carreros de Villa Urquiza, a quienes sigue en su rutina diaria por su barrio y las calles de Córdoba, componiendo un fresco social de una intimidad asombrosa y reveladora.

Hace unas semanas, entrevisté al realizador nacido en Barcelona en 1981 (licenciado en el reconocido Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña pero especializado en nuestra ciudad, donde vivió durante cuatro años) para la revista Cálamo, y desde su España natal respondió las preguntas en un diálogo que habla sobre cine, la pasión y su vida en Córdoba.

 

Martín Ipa (MI): ¿Cómo nació Yatasto? ¿Por qué querías filmar a los carreros?

Hermes Paralluelo (HP): Pues el motor de todo el proyecto fue pensar en una posible imagen. Un encuadre. Un ángulo desde donde ver el mundo. Pensé si sería posible poner la cámara arriba de un carro y retratar frontalmente a aquellos que van en él y así construir una especie de road-movie, una película arriba del carro en la que se exprese el sentimiento de ser carrero, el modo de organizarse familiarmente, los viajes, el aprendizaje de un oficio y un sin fin de cosas que no podía imaginar.

MI: ¿Cómo te modificó (a vos y a tus planes) el choque con la realidad, con los que luego serían tus protagonistas?

HP: Una idea siempre es algo etéreo y el cine se nutre de elementos concretos, palpables. Conocer a las personas que luego iban a convertirse en los personajes de la película fue otra vez un punto de partida en sí mismo. Fue un momento en el que olvidé mis pretensiones iniciales y empezó a darse una relación que fue construyendo algo que luego iba a tener una manifestación cinematográfica. Es importante recalcar que la película se construye en base a un sentimiento muy concreto de varios personajes, en base a una forma de hablar, de expresarse, en base a una forma de caminar. Esas son el tipo de cosas que han ido haciendo crecer la película, que han ido formando un tipo de imágenes y sonidos concretos.

MI: ¿Crees que tomaste una posición política determinada en la puesta que elegiste? o mejor, ¿Dónde está la política en tu película?

HP: Como artesano del cine me parece que la política está en encontrar la manera justa de trabajar, de combinar los elementos de producción y encontrar la relación justa que el cine debe tener entre las personas que lo hacen. La política la veo en la unión de mundos distintos, en contradecir una tendencia a la separación social. Cada vez que me desplazaba de Nueva Córdoba (donde viví dos años) a Villa Urquiza, sentía que estaba caminando en una dirección poco transitada, me parecía casi un acto revolucionario en sí mismo hacer ese viaje con el ánimo de que se diera un encuentro humano real. Pero no basta con ese encuentro, se tiene que establecer una colaboración justa para todos los que trabajamos en la película. Y eso quiere decir trabajar todos en una misma dirección, concentrados y poniéndonos a nosotros mismos en el trabajo: construir algo conjuntamente. Los momentos más intensos que viví haciendo la película fueron cuando sentía que a todos nos iba la vida en lo que estábamos haciendo. Por poner un ejemplo, Ricardito, uno de los chicos protagonistas (que tenía 10 años cuando rodamos) era muy reacio a repetir tomas cuando empezamos a trabajar. Hacer dos o tres tomas de un mismo plano era el fin del mundo para él. Sin embargo, cuando pasó un tiempo y agarramos una dinámica la cosa cambió. Hacia el final del rodaje, mientras rodamos un plano, le dije a Ricardo que ya teníamos la toma buena, era la número cuatro. Él todavía no se sentía cómodo con lo que había hecho y me pidió más tomas, repetimos cuatro o cinco más y realmente acabó dando mucho más.

MI: ¿Qué límites te pusiste a vos mismo con respecto a la filmación de la película?

HP: La relación personal siempre iba por delante de la película. No al revés. Cuando se abrían puertas a ciertas intimidades (que es al final de lo que la película está constituida) el cine pasaba. Cuando esas puertas estaban cerradas el cine esperaba.

MI: ¿Qué cosas dejaste fuera de la película en el montaje y por qué?

HP: Hay muchos planos que me hubiera gustado incluir pero cuando el trabajo de edición avanza hay un momento en el que la película empieza a agarrar autonomía propia y el trabajo de uno es principalmente estar atento a esos caminos por los que va la película y abrirle paso; eso conlleva muchas veces renunciar a planos que van en otras direcciones y que a priori les tenías mucha estima pero cualquier decisión conlleva una renuncia y el fuera de campo siempre es más amplio de lo que hay en la imagen.

 MI: ¿Cómo crees que modificó a los protagonistas la película?

HP: Como dice el arquitecto de sonido de Yatasto, Federico Disandro, uno no puede nunca evaluar las consecuencias de lo que hace. Cada acto tiene repercusiones infinitas. Somos seres que estamos en constante cambio. No se me ocurre pensar qué hubiera sido de ellos o de mí sin la experiencia de hacer la película.

MI: ¿Qué es para vos el cine?

HP: Transformación, imágenes transformadas en contacto de otras imágenes, sonidos transformados en contacto de otros sonidos e imágenes. Espectadores transformados en contacto con esos sonidos e imágenes. Es algo muy misterioso, algo en lo que necesito trabajar más para tratar de conocerlo un poco.

MI: ¿Cuáles son tus expectativas con respecto al estreno en córdoba?

HP: La película se va a pasar en diversos festivales de cine de casi todos los continentes pero Córdoba me parece que es el lugar más importante del mundo en donde se debe estrenar. No sé lo que vaya a pasar. Sólo puedo esperar que se comparta íntimamente con los espectadores.

Por Martín Iparraguirre

 

 

Published in: on 15 noviembre, 2011 at 21:36  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2011/11/15/entrevista-a-hermes-paralluelo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Una pelicula que hace aflorar la sensibilidad humana;profunda ;en estos tiempos de de tanta falta que se pierde el respeto y se olvidan los valores humanos.muy recomendada.excelente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: