Los Agentes del Destino / Lo que más quiero

Variaciones sobre el amor

 

Gracias al vigoroso circuito de cine alternativo que se ha consolidado en la ciudad, la heterogeneidad sigue presente en nuestras carteleras cinematográficas: los grandes complejos apuestan cada semana al cine norteamericano, mientras el resto de las salas permite acceder a una variedad realmente estimulante de cinematografías del mundo, argentina incluida. Por una vez, esta columna intentará abarcar las diferentes variantes, a sabiendas de que el resultado se verá indefectiblemente afectado (pues la síntesis, virtud de los grandes, conspira en contra de aquellos que necesitan espacio para desarrollar sus argumentos).

Del lejano norte nos llegó otro filme que se propone tratar grandes cuestiones metafísicas, a través de un thriller romántico con aspiraciones de masividad, o más bien de una particular conjunción de géneros. Los Agentes del Destino es un filme que aspira a ser tanto una épica romántica de aires clásicos (con Las alas del deseo como gran inspiración) como un thriller pop de ciencia ficción, capaz de plantear especulaciones filosóficas acerca del destino de los hombres y la posibilidad del libre albedrío.  Basado en un cuento de Philip K. Dick, el filme es un pastiche típicamente hollywoodense, que si se salva de caer en el más craso ridículo (nótese que se habla en potencial) es apenas por un par de factores: la actuación de sus protagonistas, la decisión de no tomarse muy en serio a sí misma (al menos hasta el final), la voluntad genuina de explorar diversos géneros. Matt Damon compone a un joven y prometedor político en ascenso, con posibilidades de llegar al Senado, que en un encuentro casual conocerá a Elise (Emily Blunt), una hermosa y desafiante bailarina, de la que se enamorará a primera vista. Pronto, sin embargo, se cruzarán obstáculos en su camino, los llamados agentes del destino, especie de entidades superiores con apariencia humana que intervienen en el mundo para lograr que se cumpla el plan diseñado por un ser al que denominan Presidente, y que precisamente no quiere que David y Elise se unan. David no sólo los descubrirá, sino que se enfrentará a ellos, aunque en cierto momento deberá elegir entre seguir su destino o apostar a una relación que parece condenada por fuerzas que lo superan. Formalmente convencional, acaso lo más interesante del filme sea la decisión de construir el mundo de los agentes del destino como una institución burocrática del Estado, donde una entidad superior dirige las acciones de estos funcionarios, metidos en un escalafón estricto que les impone obediencia debida (y que frustra sus deseos de trascendencia). Una posición que revela no sólo la concepción política sino también estética del filme (que remite a los viejos seriales de espionaje de los años ´50).

Diametralmente opuesta es la propuesta que el jueves estrenará el Cineclub Municipal Hugo del Carril: el filme Lo que más quiero, ópera prima de Delfina Castagnino y nuevo ejemplo de la rigurosidad del cine joven argentino (fue premiada en el Bafici 2010), que irá junto a la que quizás sea una de las mejores películas que se verán este año en nuestros cines, la italiana Le Quattro Volte (que se proyectará en 35mm), de Michelangelo Frammartino (y que el autor desistió de comentar debido a que la vio hace un año). Minimalista en su concepción argumental, pero maximalista en sus ambiciones formales, Lo que más quiero es un filme sobre la amistad y el crecimiento, que se centra en las experiencias vividas durante una semana por dos amigas en los campos de Bariloche. María (María Villar) ha venido de Buenos Aires a visitar a Pilar (Pilar Gamboa), que ha perdido a su padre recientemente y tiene que hacerse cargo de su negocio. La visitante está escapando además de su novio, con quien las cosas no andan bien, y quizás espera encontrar algunas respuestas. Ambas se encuentran en un momento de crisis y de cambio, aunque se puede adivinar que ninguna sabe muy bien qué es lo que quiere. Un encuentro con amigos, una fiesta en el pueblo, un paseo por el río y otro por el bosque serán todas las anécdotas de la película, que en la atención a los detalles irá descubriendo los procesos internos que vive cada quien, y cómo reaccionan a su entorno. Con planos medios casi siempre fijos, con la cámara colocada a una distancia que se irá acortando con el correr de los minutos, Lo que más quiero es un filme de una conciencia formal infrecuente, cuya historia (o guión) paradójicamente no siempre está a su misma altura (ver la escena con los empleados del aserradero), aunque el resultado final siga siendo más que gratificante. La humanidad y la honestidad son, en definitiva, los faros luminosos de esta película que hace de la observación atenta su principio narrativo, y de la naturalidad expresiva su centro filosófico, capaz de abordar (ahora sí) grandes temas de la condición humana con sencillez, humildad y por supuesto profundidad.

Por Martín Ipa

Published in: on 28 julio, 2011 at 1:43  Comments (2)  

The URI to TrackBack this entry is: https://lamiradaencendida.wordpress.com/2011/07/28/los-agentes-del-destino-lo-que-mas-quiero/trackback/

RSS feed for comments on this post.

2 comentariosDeja un comentario

  1. Recien le deje este coment a Roger y te lo dejo también a vos.

    Me gustó mucho lo que más quiero, es cierto lo que se destaca en las críticas sobre cierto sesgo de clase media que tiene el film, en particular la secuencia del despido, y cuando hay un empleado con la motosierra filmado desde lejos.
    Se dice que el universo del film solo problematiza los problemas burgueses de sus personajes. Sin embargo en la escena de la actriz porteña con el pintor hay una cierta interacción de clase ( si bien no deja de ser de clase media, pero son diferentes estratos, ya que el chico pertenece a un universo trabajdor y menos acomodado), lo que dice este tiene que ver con preocupaciones mas mundanas, con el sustento cuando le pregunta si le pagan por actuar y con una concepcion mas popular de la cultura.
    Un amigo me dijo que al film lo sostenían los actores. El trabajo es muy bueno, no hay dudas es cautivante su manera de dialogar y su desplazamiento por el espacio, pero hay desiciones de la realizadora muy importantes que hacen que el film no sea solo teatro filmado o como dice Quintín una abdicación del cine en favor de la literatura o del teatro.
    Entre ellas me interesó el trabajo con la luz en los ambientes naturales,gracias a la duración de los planos puede percibirse el efecto de las nubes sobre la luz solar y también hay una espesura interesante en la imagen. Los planos siempre resultan generosos, ofrecen libertad , permiten ejercer una suerte de investigacion, mirar un detalle del plano y descubrir nuevos elementos en su transcurso. Esto a su vez contribuye al clima de introspección y de intimidad que a su vez tiene que ver con la ausencia de música extradiegetica.

  2. Excelente comentario amigo Spiry, coincido absolutamente con vos en cuanto a la mirada de clase media que se puede detectar en la película (y que efectivamente se hace palpable en la escena de los despidos, donde los trabajadores quedan fuera de campo y aceptan la situación con resignación y hasta con alegría, o en aquella del diálogo, donde los comentarios del chico van apagando paulatinamente el entusiasmo inicial de la protagonista, escena que sin embargo me parece muy buena por cómo muestra el choque de culturas), pero aún así se trata de un gran filme, pleno de sensibilidad, que además refleja el mundo femenino como pocos. Destaco sobre todo el cierre de tu comentario: “Los planos siempre resultan generosos, ofrecen libertad , permiten ejercer una suerte de investigacion, mirar un detalle del plano y descubrir nuevos elementos en su transcurso. Esto a su vez contribuye al clima de introspección y de intimidad que a su vez tiene que ver con la ausencia de música extradiegetica”. Excelente. Gracias por el aporte. Y perdón por tardar tanto en responder. Martin Ipa.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: