Agenda del fin de semana

Escena de La noche americana, donde François Truffaut (derecha) se interprea a sí mismo.

 

Extranjeros en el Oscar. El Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49) vuelve a proyectar hasta el domingo uno de sus programas imperdibles para la comunidad cinéfila, esta vez dedicado a las mejores películas consagradas por el Premio Oscar a la Mejor Producción Extranjera. Así, hoy a las 15:30 proyectarán “Mi Tío” (Francia, 1958), de Jacques Tati, en tanto que a las 18 seguirá “Como en un espejo” (Suecia, 1961), de Ingmar Bergman, a las 20:30 “8 ½” (Italia, 1963), de Federico Fellini, y a las 23 “Ayer, hoy y mañana” (Italia, 1963), de Vittorio De Sica. Mañana, en tanto, el cineclub permanecerá cerrado por el Día del Trabajador. Y el domingo cerrará el ciclo a las 15:30 con “Z” (Francia, 1969), de Costa-Gavras, a las 18 con “La noche americana” (Francia, 1973), de François Truffaut, a las 20:30 con “La historia oficial” (Argentina, 1985), de Luis Puenzo, y a las 23 con “Amarcord” (Italia, 1973), de Federico Fellini. Las entradas generales cuestan 8 pesos, socios gratis.

Estrenos en el Teatro Córdoba. El Cine del Teatro Córdoba (27 de Abril 275) trae un nuevo programa doble imperdible para los cinéfilos de la ciudad, que se presentará hasta el domingo, con dos estrenos destacados. Por una parte, se presentará el filme “Como a la sombra”, de Marina Spada (Italia, 2006), un largometraje que hace pensar que en Italia es posible un cine pequeño, intimista, independiente, que no esté condicionado por las exigencias del mercado. Se podrá ver a las 18:45, y a las 22:40. Pero más importante aún es el estreno en el horario de las 20:25, de “Aquel querido mes de agosto”, de Miguel Gomes (Portugal, 2008), la gran ganadora del Bafici del año pasado, un filme inclasificable, que bascula naturalmente entre el documental y la ficción, y retrata la vida en las sierras de Portugal durante unas vacaciones de verano, además de una tierna historia de amor. Las entradas cuestan 5 pesos para los socios.

Con los ojos abiertos. El domingo continúa la temporada del Cineclub Con los Ojos Abiertos, que dirige el crítico y programador Roger Alan Koza, en el Teatro Alejandro Giardino, de Villa Giardino. Para la oportunidad, a las 20 se presentará “Soldado de papel”, de Alexei German Jr. (Rusia, 2008). “Esta discreta obra maestra sobre la carrera espacial soviética en la década del ’60 en plena guerra fría no es ni un ejercicio de nostalgia sobre los viejos tiempos, ni una crítica reaccionaria de un período histórico que se concibió como utópico y demostró ser su opuesto. Soldado de papel revela una mentalidad (la rusa), una cultura (literaria) y un proyecto (cosmológico)”, se adelanta. Previamente, a las 19:30, pasarán el cortometraje “El gato”, de Johan van der Keuken (Holanda, 1968).

Cine Rivadavia. El Cine Teatro Municipal Rivadavia (Av. San Martín 1505), de Unquillo, presentará hoy a las 20 el filme “Las viudas de los jueves”, de Marcelo Piñeyro (Argentina, 2009), en tanto que a las 23 presentará “Kapanga Todo Terreno”, de Paulo Parés y Paulo Soria (Comedia, 2009). Mañana a las 17, en tanto, pasarán “Plumíferos”, de Daniel De Felippo (Animación, 2010), a las 20 “Cinco días sin Nora”, de Mariana Chenillo (México, 2009), ganadora del último Festival de Mar del Plata, a las 22 “Los viajes del viento”, de Ciro Guerra (Drama, Colombia, 2009), y a las 23:30 “Kapanga Todo Terreno”. El domingo, por último, a las 17 pasarán el ciclo “Sonrisas sin palabras!”, con “El hijo del río”, de Buster Keaton (Comedia, EE.UU., 1928), con entrada gratuita, a las 20 “Cinco días sin Nora” y a las 22 “Las viudas de los jueves”. Con entrada general a 5 pesos, jubilados y estudiantes a 2,50.

Cinéfilo Bar. El entrañable Cinéfilo La Rueda Bar (Bv. San Juan 1020) ya volvió a las andadas con sus imperdibles ciclos de cine. Y mañana, a las 22, abre su ciclo de mayo el Cineclub Fantasma, con una retrospectiva de Leonardo Favio titulada “El romance del muchacho de pañuelo y la humanidad desbordada”. Así, en la apertura del ciclo, se presentará la ópera prima de Favio, “Crónica de un niño solo”, y previamente se proyectará un cortometraje suyo de 1960, “El amigo”. También se presentará el flamante primer dossier del Cineclub Fantasma dedicado al cine de Favio. Los diálogos son coordinados por Ramiro Sonzini y Martín Alvarez. Y también hay bar con tragos y comidas, además de propuestas musicales después de hora.

Anuncios
Published in: on 30 abril, 2010 at 16:03  Dejar un comentario  

Aquel querido mes de agosto

Una invitación a gozar

 

El verdadero cine, aquel que se propone salir en busca del mundo que nos rodea (sea para descubrirlo, sea para problematizar lo que se supone ya conocido), sigue estando lejos de las grandes salas de la ciudad: cada fin de semana se estrenan un promedio de cuatro o cinco películas que, en su mayoría, no tienen nada para decir sobre el hombre, la vida, ni de ésta tierra que contiene la infinita multiplicidad de la existencia. Si hay alguna excepción suele ser por mérito exclusivo del circuito de cines independientes de la ciudad, que de vez en cuando se animan a traer alguna de esas joyitas olvidadas por el mercado, para alivio y gozo de la siempre anhelante comunidad cinéfila. Y por eso es hora de celebrar, ya que el próximo jueves se estrenará en el Cine Teatro Córdoba (27 de abril 275) nada menos que Aquel querido mes de agosto,  la película ganadora del premio mayor del Bafici 2009, que sin dudas será uno de los mejores estrenos del año.

Múltiple y moderno, libre como la vida que lo habita, Aquel querido mes de agosto es un filme inclasificable y complejo, que se opone diametralmente a los cánones que hoy dominan al séptimo arte, pero que al mismo tiempo es una obra absolutamente popular, accesible, vital y festiva, dueña de un optimismo existencial propio del tiempo que registra y de su naturaleza. Se trata además de un triunfo del cine sobre si mismo (o sobre sus presuntas adversidades y limitaciones), empezando porque en su origen hay un impedimento presupuestario que imposibilitó a su director, el portugués Miguel Gomes, rodar la película que pretendía. Y siguiendo porque su estructura formal pone en crisis todas las concepciones de género, porque bascula entre el documental y la ficción como si ambos fueran la misma cosa y porque reflexiona como pocas sobre la naturaleza del registro cinematográfico, mientras retrata la idiosincrasia de un pueblo y de una clase social, y cuenta aquella historia de amor que Gomes había querido narrar al principio de todo.

El escenario son las sierras portuguesas de Arganil en un verano cercano. Lo que comienza como un retrato documental de ciertos grupos de música popular, ciertas fiestas, tradiciones, bailes, ceremonias, leyendas y personajes del lugar irá transmutando casi imperceptiblemente en una historia de amor entre dos primos, con una disputa familiar de fondo, y con otra subtrama sobre la realización de la propia película en la que los realizadores son protagonistas. Lo excepcional del filme de Gomes es cómo su aparente caos formal, su aparente cambalache estético y narrativo, esconde un orden apenas perceptible que justamente busca reflexionar sobre el cine y sus límites, sobre la pertinencia de los cánones y las categorías, sobre la realidad y su representación, al mismo tiempo que trata las cuestiones humanas más básicas y supuestamente banales, como el amor romántico y adolescente, los lazos familiares y la vida en comunidad.

Todo lo que muestran los planos es real: los bailes populares, desfiles de motos, procesiones religiosas, diferentes tradiciones y personajes del lugar están aconteciendo y contando sus vidas en ése momento. Pero al mismo tiempo todo tiene algo de ficción, como queda claro en la escena de aquél hombre que cuenta su vida a la cámara mientras la mujer, ubicada atrás en un lugar de subordinación, desmiente y contradice sus afirmaciones. Los límites se borran, y Gomes deja parece decir que todo registro es una ficción, así como todo relato está atado indisolublemente a la realidad.

Pero hay mucho más para ver y sentir en Aquel querido mes de agosto: esencialmente poética y lúdica, la película trasunta una disposición de espíritu particular, que se puede apreciar no sólo en los múltiples bailes y conciertos que registra (con aquella música tan ninguneada con el calificativo de “popular”), sino también en las escenas donde el equipo de filmación discute sobre la película (el productor vive reprochando a Gomes que no filma lo que dice el guión), y donde parece haber una invitación a ver el cine como un juego gozoso, mágico y vital, que no puede escindirse de su entorno, sino que debe preñarse de la vida de su comunidad. De allí que la traducción formal de la película sea una hegemonía casi absoluta de los planos medios y generales, con muchos pasajes de planos secuencia que no sólo confirman el carácter realista del filme, sino que revelan una concepción del cine comunitaria, colectiva, que busca impregnarse de la vida social y simbólica de un tiempo y una sociedad específicas. El cine, en fin, como una pasión esencialmente popular, que deviene en una construcción social, como en aquel gran pasaje donde Gomes presenta a los campesinos del lugar una película filmada con ellos como protagonistas (una “versión de terror de Caperucita roja”, indica), sólo para captar sus reacciones al verse proyectados en la gran pantalla.

Hay muchos pasajes reveladores como éste: desde la misma apertura del filme, donde un zorro se acerca sigilosamente a una jaula de gallinas para atacarlas (síntesis magistral de la concepción del cine del propio Gomes, el cineasta como un cazador atento de la realidad), hasta el cierre de la historia de amor, ciertos hallazgos en las historias de los pobladores del lugar, o los pasajes en donde el director y su equipo discuten la realización de la película (con un sentido del humor sutil pero bien irónico). Hubo quien criticó el cierre del filme por su supuestamente excesiva autorreferencialidad, acusando a Gomes de ser una especie de nihilista incurable. Bien al contrario, quien firma estas líneas piensa que la última escena (donde todo el equipo discute con el sonidista sobre la naturaleza de su trabajo) revela la esencia lúdica de la película, es un pasaje de comedia muy logrado que encima plantea un dilema ontológico sobre el cine y la realidad. Quedará al lector decidir su posición. Por lo pronto, lo seguro es que, al menos por una vez, nosotros también estamos invitados al juego del cine (por las dudas, recuerdo que será desde el jueves al domingo en la sala del Teatro Córdoba).

Por Martín Iparraguirre

PD: se trata de una versión ampliada de la nota publicada en Hoy Día Córdoba.

Published in: on 27 abril, 2010 at 16:09  Comments (1)  

Primer plano

Ciclo ¿Será Justicia?

Mañana martes a las 20 se cierra el ciclo ¿Será Justicia?, en el Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49), coordinado por Roger Alan Koza. Se trata de un espacio compuesto por películas y charlas, organizado por el diario Comercio y Justicia, que “se anima a poner sobre el tapete una serie de interrogantes que la Justicia no puede dejar de responder”, según adelantan sus organizadores. Pero en esta oportunidad, se proyectará nada menos que el filme “Primer Plano”, del gran Abbas Kiarostami (Irán, 1990), una cita imperdible con una de las mejores películas de todos los tiempos. La proyección contará además con la presentación de Fernando Pujato. Las entradas tienen un valor de 8 pesos, socios gratis.

Published in: on 26 abril, 2010 at 22:43  Dejar un comentario  

Agenda del fin de semana

Abbas Kiarostami

 

Estreno Nacional. El Cine Teatro Municipal Rivadavia (Av. San Martín 1505), de Unquillo, realizará mañana el estreno nacional de “El ambulante”, de Adriana Yurcovich, Eduardo De la Serna y Lucas Marcheggiano (documental, 84’, 2009), que se proyectará a las 20 y a las 22. El filme, que se estrenará con la presencia de uno de sus directores (De la Serna), documenta la historia de un director particular, que llega con su auto desvencijado a pequeños pueblos, se reúne con las autoridades y les propone realizar un largometraje de ficción que los tenga como protagonistas, junto al resto de los vecinos. Una vez que el intendente acepta, el pueblo vive durante un mes el ritmo de película propuesto por el cineasta solitario. La peli se repondrá el domingo a las 20. Con entrada general a 5 pesos, jubilados y estudiantes a 2,50.

 

Autores contemporáneos. El Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49) presenta hasta el domingo un programa imperdible para los amantes del séptimo arte: el ciclo titulado “Auteurs, Cineastas de nuestro tiempo”. Como su título lo indica, se trata de una selección de películas que reivindican la figura de los autores cinematográficos, analizando sus visiones de la vida y el cine. En su mayoría, son documentales que exploran la obra de directores como Abbas Kiarostami, Shohei Imamura, Philippe Garrel, Andrei Tarkosvki, Aki Kaurismäki, Jean-Pierre y Luc Dardenne, Norman McLaren, Abel Ferrara y Ken Loach, entre otros. Así, hoy a las 15:30 y el domingo a las 23 pasarán “Daniele Huillet – Jean Marie Straub: Cineastes” (Francia, 2001), de Pedro Costa; en tanto que hoy a las 18 y el domingo a las 20:30 “Mosso, Mosso (Jean Rouch como si…)” (Francia, 1998), de Jean-André Fieschi; hoy a las 20:30 y el domingo a las 18 “Otar Iosseliani, el mirlo silbador” (Francia, 2006), de Julie Bertuccelli; y hoy a las 23 y el domingo a las 15:30 “Abel Ferrara: Not Guilty” (Francia, 2003), de Rafi Pitts. Mañana, en tanto, a las 15:30 pasarán “Un día en la vida de Andrei Arsenevitch”, de Chris Marker (Francia, 1999) y “Philippe Garrel, artista”, de Francoise Etchegaray (Francia, 1998); a las 18 “El home cinema de los hermanos Dardenne”, de Jean Pierre Limosin (Francia, 2006) y “Ciudadano Ken Loach”, de Karim Dridi (Francia, 1996); a las 20:30 “Norman McLaren”, de Andre S. Labarthe (Francia, 2001) y “Aki Kaurismaki”, de Guy Girard (Francia, 2000); y a las 23 “Abbas Kiarostami. Verdades e Ilusiones”, de Jean-Pierre Limosin (Francia, 1994), y también “Shohei Imamura: El libre pensador”, de Paulo Rocha (Francia, 1995). Con una entrada a 8 pesos, socios gratis. Más info en http://www.cineclubmunicipal.org.ar/contenidos/2010_04/sec_ciclo_06.php?sec=cine

 

Estreno en el Córdoba. El Cine del Teatro Córdoba (27 de Abril 275) trae un nuevo programa doble pensado para los cinéfilos de la ciudad, que se presentará hasta el domingo. Por una parte, se estrena el filme “Sarajevo mi amor”, de Jasmila Zbanic (Alemania, Hungría, Bosnia, 2006). “Nacida de la voluntad de exponer una herida que durante demasiado tiempo la sociedad bosnia no se atrevió a aceptar –las decenas de miles de mujeres musulmanas violadas por soldados, durante las guerras de los Balcanes–, la ópera prima de ficción de Zbanic (…) hace eje en la relación entre Esma, cuarentona larga, y Sara, su hija de doce años”, se adelanta. El sueño de Esma es cumplirle otro a su hija, el de un viaje escolar. El largometraje se podrá ver diariamente hasta el domingo en los horarios de las 18:45, y 22:40. En tanto que a las 20:25, se exhibirá “MR 73, la ultima misión”, de Olivier Marchal (Francia, 2008). Las entradas cuestan 5 pesos para los socios.

 

Fantasma. Mañana abre su temporada 2010 el Cineclub Fantasma, un espacio que está dedicado al séptimo arte pero también se propone abrir el diálogo y ser una invitación a “cualquier otro tipo de encuentro”, y que funcionará todos los sábados a las 22 en el Cinéfilo La Rueda Bar (Bv. San Juan 1020, casi esquina Mariano Moreno). Para la función de apertura, mañana está programada la proyección nada menos que de “Las playas de Aanès”, de la gran Agnès Varda (Francia, 2008, 110′). Los diálogos son coordinados por Ramiro Sonzini y Martín Alvarez. Además, hay bar con tragos, comidas y propuestas musicales. Con un bono contribución de 5 pesos como entrada.

 

Con los ojos abiertos. El domingo comienza la temporada del Cineclub Con los Ojos Abiertos, que dirige el crítico y programador Roger Alan Koza, en el Teatro Alejandro Giardino, de Villa Giardino. Para la oportunidad, a las 20 dará comienzo el ciclo “Encuentro con el nuevo cine mexicano”, en el que se proyectará el filme “Cochochi”, de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas (México, 2008). “Esta ópera prima de Guzmán y Cárdenas se parece un poco a ¿Dónde está la casa de mi amigo?, de Abbas Kiarostami.  Aquí no hay que devolver un cuaderno sino encontrar un caballo. Se trata de una travesía, casi cósmica y por momentos cómica, de dos niños indios por el valle de Okochochi, quienes tienen que llevar unos medicamentos a unos parientes”, se adelanta. Previamente, a las 19:30, pasarán el cortometraje “La balada del pequeño soldado” (45’), de Werner Herzog (Alemania, 1984). Más info en http://ojosabiertos.wordpress.com/

Published in: on 23 abril, 2010 at 15:31  Dejar un comentario  

La isla siniestra

El imaginario del Sr. Scorsese

El año que transitamos parece estar marcado por el regreso de grandes autores de otros tiempos de Hollywood, un dato que sugiere indirectamente la escasez de nuevos talentos en la industria mayor del séptimo arte. Esta vez, el que volvió fue nada menos que Martin Scorsese, aquél recordado creador de Taxi Driver, Toro salvaje ó Después de hora, uno de los más valiosos integrante de la camada de los `70 (que incluye a Francis Ford Coppola, Brian De Palma y Steven Spielberg), pero que recién ahora parece empezar a cosechar el reconocimiento de su país. Hace nada más que tres años, luego de una carrera de casi cuatro lustros, Scorsese se llevó su primer premio Oscar por Los infiltrados, y ahora su nueva película, La isla siniestra, se perfila como el mayor triunfo comercial de su filmografía. Claro que el éxito no garantiza nada, mucho menos en Hollywood, donde el reconocimiento suele estar asociado a una pérdida flagrante de identidad, aunque éste no sea el caso. La isla siniestra (Shutter Island) es un filme complejo, ciertamente polémico por momentos, pero es sin dudas una película de Scorsese, que lleva su estampa en cada fotograma, aunque no sea el mismo Scorsese de los años `70. El lector se preguntará ¿cuál es la diferencia entre éste y aquél? En principio, la puesta en escena. Aquí, contra la tradición minimalista y documental del director en sus primeros años, la puesta en escena suma elementos diversos hasta volverse barroca, abigarrada, excesiva por donde se la mire, en un relato de naturaleza paranoica y esquizoide, pero que sin embargo a veces  pierde por su artificialidad. Estamos, acaso, ante un síndrome de época, facilitado por las infinitas posibilidades que brinda la tecnología, algo que fácilmente se puede volver contraproducente. Pero los problemas y virtudes de La isla siniestra van más allá de su excesiva artificialidad: antes que nada, debemos hablar de un filme desparejo, que aspira a cruzar diversos géneros y tradiciones y lo logra con suficiencia, que llega a alcanzar grandes picos de tensión e interés, e incluso consigue reflejar con exactitud lo que es la paranoia, pero que luego se desmorona por sus propias inconsistencias, se desbanda y cae directamente en la más repudiable abyección.

Inspirado en una novela de Denise Lehane, su núcleo esencial se relaciona con una época histórica: los años 50 y el inicio de la Guerra Fría. La paranoia era entonces el signo distintivo de una sociedad sacudida por el militarismo y la batalla contra el comunismo. Dos agentes del FBI llegan a una isla que alberga una institución mental con los pacientes más extremos, y de dónde se ha escapado una peligrosa interna. El lugar deja a Alcatraz hecho un poroto, se trata de una construcción inexpugnable rodeada de bosques, barrancos, abismos y un mar helado. A poco de arribar, nuestro protagonista, el detective Teddy Daniels (Leonardo DiCaprio), empezará a sospechar que algo anda mal en la institución, y su investigación se convertirá en una cruzada por descubrir lo que presume una siniestra confabulación para experimentar con los internos en busca de aquello que los nazis habían dejado inconcluso. Pero Teddy tiene sus propios traumas del pasado (vio con sus propios ojos los campos de concentración nazis y tuvo una esposa que murió incinerada) y su estabilidad mental empezará a desvariar ante el ominoso ambiente en que se encuentra y las presuntas trampas de los responsables de la institución, que parecen sospechar sus intenciones ocultas.

Como se puede intuir, el filme es un homenaje explícito al cine noir y de terror de los años ´50. Scorsese es además un gran director, que maneja con suficiencia los géneros y recurre a numerosos elementos formales (sobre todo una ampulosa banda sonora y una utilización impresionista de la luz) para recrear el clima ominoso y pesadillesco que se vive en Shutter Island, que incluso se diría que parece una proyección de los laberintos mentales de sus internos. Pero la suma de elementos no hace a la sustancia, y si bien por momentos la película logra trasladar con suficiencia el estado de esquizofrenia que vive su protagonista, por otros pierde por su ampulosa artificialidad. Bien que la vuelta de tuerca final, que trastoca toda la película y destruye el punto de vista que había propuesto, parece justificar estos excesos, aunque quizás no haga más que confirmar sus defectos (queda al lector la decisión final). Pese a todo, hay que dejar en claro que el filme se encuentra muy sobre la media de una industria que hoy vive en la mediocridad.

Por M.I.

PD: se trata de una versión ampliada y corregida de la nota publicada en Hoy Día Córdoba.

Published in: on 23 abril, 2010 at 14:54  Dejar un comentario  

Agenda de la semana

Programa semanal de los Cineclubes

  

A continuación reproduzco la gacetilla del portal de Cineclubes de Córdoba con la programación de la semana:

Esta semana arrancan las funciones del Cineclub Con Los Ojos Abiertos (en La Cumbre los miércoles y en Villa Giardino los domingos) y del espacio Fantasma (en el Cinéfilo Bar, Córdoba Capital, los sábados a la noche).

PROGRAMACIÓN DEL 19/4 al 25/4

LUNES 19/4

CINECLUB JUAN OLIVA en la Ciudad de las Artes – El cine de Arturo Ripstein

20.30 hs. – Principio y fin, de Arturo Ripstein (México, 1993, 186 min.)

MARTES 20/4

CINÉFILO BAR / Los Martes del Séptimo Arte: Agnès Varda

21 hs. – La felicidad, de Agnès Varda (Francia, 1965, 80 min.)

MIÉRCOLES 21/4

CON LOS OJOS ABIERTOS en La Cumbre

20.30 hs. – El tiempo que queda, de Elia Suleiman (Palestina/Reino Unido/Francia/Italia/Bélgica, 2009, 109 min.) +Paseo turístico, de Benjamin Freiberg (Israel, 2009, 13 min.) http://ojosabiertos.wordpress.com/2010/04/18/semana-del-19-al-2504-en-cineclubes/

CINÉFILO BAR / La Noche del Cazador: Ciclo La culpa es de Abel Ferrara

21 hs. – The addiction, de Abel Ferrara (Estados Unidos, 1985, 82 min.) http://nochedelcazador.wordpress.com/

CINECLUB 9 REINAS en Villa Allende – Ciclo de Cine Oriental

21 hs. – Tropical malady, de Apichatpong Weerasethakul  (Corea del Sur/Japón, 2004, 88 min.)

JUEVES 22/4

CINECLUB MIREVEA en San Marcos Sierras

20 hs. – La nana, de Sebastián Silva (Chile, 2009, 95 min.) + Tienes unas escaleras preciosas, ¿lo sabías?, de Agnès Varda (Francia, 1986, 3 min.)

CINECLUB LA QUIMERA en La Luna – Ciclo Anarquista

20.30 hs. – If…, de Lindsay Anderson (Reino Unido, 1968, 111 min.) http://laquimera.wordpress.com/

CINECLUB COLISEO en Bell Ville – Ciclo dedicado a Emir Kusturica

21 hs. – Gato negro, gato blanco, de Emir Kusturica (Francia/Alemania/Yugoslavia/Austria/Grecia/Estados Unidos, 1998, 127 min.)

CINE TEATRO MUNICIPAL RIVADAVIA (Espacio Incaa Km. 725) en Unquillo – Ciclo Europa hoy: nuevos autores del viejo mundo

20 hs. – Tulpan, de Sergei Dvortsevoy (Kazajstán, 2008, 100 min.)

22 hs. – Nunca es tarde para amar, de Andreas Dresen (Alemania, 95 min., 2008)

SÁBADO 24/4

CINECLUB PASIÓN DE LOS FUERTES – en el Cineclub Municipal Hugo del Carril. Ciclo El Amor (en los Géneros Clásicos):

18.30 hs. – Algo para recordar, de Leo McCarey (Estados Unidos, 1957, 119 min.)

CINÉFILO BAR / FANTASMA: Función de apertura

22 hs. – Las playas de Agnès, de Agnès Varda (Francia, 2008, 110 min.)

DOMINGO 25/4

CON LOS OJOS ABIERTOS en Villa Giardino – Ciclo Encuentro con el Nuevo Cine Mexicano

20 hs. – Cochochi, de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas (México, 2008, 87 min.) + La balada del pequeño soldado, de Werner Herzog (Alemania, 1984, 45 min.)

Más información en http://cineclubesdecordoba.wordpress.com/

Published in: on 19 abril, 2010 at 22:20  Dejar un comentario  

Preciosa – Goodbye Solo

Un sueño por cumplir

 

El cine estadounidense se anima a mirar de tanto en tanto el otro lado del sueño americano, ése que desmiente el insultante mito del primer mundo civilizado y bonachón, hoy caído nuevamente en desgracia por sus propias mentiras y contradicciones. Dos películas de este llamado “neo-neorrealismo norteamericano”, en palabras del crítico A. O. Scott (New York Times), coincidieron hace unas semanas en nuestra ciudad, y dieron muestras de las diferentes miradas que tiñen al movimiento Indie contemporáneo, volcado más que nunca hacia la realidad social de los Estados Unidos.

Una de ellas es la por cierto polémica Preciosa, de Lee Daniels, nominada al Oscar a Mejor Película (se llevó el de Mejor Actriz de Reparto, para Mo’Nique), pese a ser un filme duro, complejo y desafiante, que generó discusiones por dónde pasó. Basado en Push, una novela de la poetisa afroamericana Sapphire, el filme se hunde en la existencia de Clareece Precious Jones (la actriz amateur Gabourey Sidibe, excelente), una adolescente negra de 16 años del Harlem de los años `80, casi analfabeta y con 150 kilos de peso, que intenta a duras penas progresar en el colegio y sobrellevar una vida de maltratos físicos, psicológicos y afectivos por parte de su madre (Mo’Nique, aún más impresionante) y su padre, de quien tiene una hija con síndrome de Down, y de quien espera un hijo más, fruto de sendas violaciones. Es, como se verá, una historia dura desde el principio, y Daniels no se anda con pruritos: se lo puede cuestionar por cierta manipulación emocional que propone al espectador, varios golpes bajos que se repiten en su trama, cierta abyección en fin que se puede detectar en algunos tramos. Pero al mismo tiempo, se trata de una película directa, que pone en escena a una clase social casi siempre excluida de la cinematografía y el imaginario simbólico de Estados Unidos, que lo hace con una inusual potencia dramática, y que en definitiva intenta enfrentar los prejuicios que estigmatizan a miles de afroamericanos de clase baja en el norte. Claro que las formas (que es dónde se debe buscar la ética cinematográfica) pueden traicionar las mejores intenciones, y el filme de Daniels se mueve por una fina cornisa entre el sensacionalismo barato y la voluntad testimonial, entre la explotación emocional y la denuncia social. Quedará al lector definir el resultado. 

No será el caso del segundo filme en cuestión, del estadounidense de origen iraní Ramin Bahrani, estrenado en el Cineclub Hugo del Carril (junto a la también excelente Excursiones, de Ezequiel Acuña, que me comprometo a comentar para su estreno en DVD). Se trata de Goodbye Solo (que sí, ya se puede conseguir en los videoclubes de la ciudad), un filme que hace de la sutileza un dogma: con una puesta en escena minimalista y casi documental, Bahrani recorre los meandros de la amistad entre un taxista senegalés y un pasajero misterioso, parco, que posiblemente está buscando acabar con su propia vida. El primero es el Solo del título (Souleymane Sy Ravane, mismo nombre que su personaje), un taxista alegre y esperanzado pese a pertenecer a la clase de los inmigrantes, con todo lo que ello significa, y que una noche recoge con su auto a William (el actor Red West, en su tiempo conocido por haber sido guardaespaldas de Elvis Presley), un hombre que le ofrece mil dólares por llevarlo, dentro de unos días, a una montaña llamada Blowing Rock, de peligrosa altura. A partir de allí, Solo comenzará a construir una amistad compleja, sincera y desinteresada, con William, que al principio se resiste a su compañía pero que pronto la entiende como un bálsamo a su soledad, aunque no confiese nada de su pasado ni de sus planes futuros. La gran virtud de Bahrani consiste en apostar por la sutileza y la honestidad: su cámara, detallista, basta para expresar las emociones de sus personajes, y las manipulaciones no existen, como tampoco los sentimentalismo ni golpes bajos. Sólo hay dos personas condenadas a los márgenes de la sociedad, pero capaces de apostar a la solidaridad y el encuentro como una forma de salida. El contagioso optimismo de su protagonista no funge además como un hipócrita modelo de heroicidad: al contrario, Goodbye Solo confirma que el “american dream” es aún un sueño sin cumplir.

Por M.I.

Published in: on 19 abril, 2010 at 18:26  Dejar un comentario  

Agenda del fin de semana

Estreno en el Teatro Córdoba

El Cine del Teatro Córdoba (27 de Abril 275) presenta hasta el domingo dos nuevas películas de cinematografías muy diversas. Por una parte, se presentará como estreno exclusivo para la ciudad el celebrado filme “Lejano” (Turquía, 2003), de Nuri Bilge Ceylan, que cuenta la historia de Mahmut, un fotógrafo de prestigio (como en sus comienzos fue el propio Bilge Ceylan), que disfruta en Estambul de los lujos de la vida burguesa: un magnífico estudio con vista al Bósforo, equipos de primera marca de audio y fotografía y todo el confort al que puede aspirar un hombre soltero de cierta clase media acomodada; pero de lo que Mahmut no puede desprenderse es de los lazos que lo atan a sus orígenes. El filme se podrá ver en el horario de las 20:55. En tanto que en la doble función de las 18:30 y las 22:35, se exhibirá la norteamericana “Preciosa” (EE.UU, 2009), de Lee Daniles, cuyo comentario publicaré mañana en el blog. Las entradas cuestan 5 pesos para los socios.

Estrenos en el Cineclub Municipal

El Cineclub Municipal Hugo del Carril (Bv. San Juan 49) continúa con su programación exclusiva para la comunidad cinéfila, esta vez con el estreno del filme argentino “TL-S la felicidad es una leyenda urbana” (Argentina, 2009), de Tetsuo Lumière, un verdadero delirio cinematográfico que remite al cine mudo, y que se verá hasta el domingo: viernes y domingo a las 18 y 23, y sábado a las 15:30 y 20:30. Esta apasionada comedia se centra en el sueño de Lumiere por hacer la “mejor película de Ciencia-Ficción de todos los tiempos”, y para conseguirlo, filma con insistencia y con una cámara VHS, precarios cortometrajes protagonizados por dinosaurios, vampiros, e invasores del centro de la Tierra, creyendo que así ganará fama y fortuna. Ver comentario de Roger Koza aquí: http://vos.lavoz.com.ar/content/el-cine-y-la-vida-0

Por otro lado, el viernes y el domingo a las 15:30 y 30:30, y el sábado a las 18 y 23, se proyectará en el Cineclub otro estreno, “Acércate” (Alemania, 2006), de Vanesa Jopp, una historia donde se cruzan los caminos de algunas personas, todas tratando de escapar a su soledad, aún cuando sus encuentros sean frágiles, a veces trágicos, pero mayormente cómicos. La entrada tiene un costo 8 pesos, socios gratis.

Europa Ríe en el Goethe

El Goethe Institut Córdoba (Av. Hipólito Yrigoyen 646) cierra este fin de semana un auspicioso ciclo titulado “Europa Lacht (Europa Ríe)”, que reúne las películas de un puñado de directores europeos que proponen un acercamiento a sus sociedades multiculturales, a través del lenguaje cinematográfico de la comedia o la tragicomedia. Esta selección representa un nuevo cine, que aborda temas recurrentes como la migración, la pérdida de la tierra natal, la soledad y los conflictos sociales. Para continuar, hoy a las 20:30 pasarán el corto “El Polizón” (Alemania), de Pepe Danquart, y luego el largometraje “Plska Love Serenade” (Alemania), de Monika Ann Wojtyllo. Mañana, en tanto, a las 20:30 pasarán el corto “Padam” (España), de Juan Manuel Carrasco, y luego el largo “Nacidos en Absurdistan” (Austria), de Houchang Allhyari. El domingo, por último, a las 20:30 proyectarán “Helsinki-Napoli all nigth long” (Finlandia), de Mika Kaurismäki, hermano del gran Aki Kaurismäki. Siempre, con entrada gratuita.

PD: la foto que encabeza la nota es de Lejano.

Published in: on 16 abril, 2010 at 2:15  Dejar un comentario  

Hermanos

Otra postal made in USA

 

La sociedad norteamericana parece sufrir de un provincianismo patológico: todo debe comenzar y terminar en ellos, o bien para entrar allí todo debe ajustarse a sus propios términos. Se trata de un paradigma cultural, social y hasta existencial, que en el séptimo arte se traduce en una especie de fruición por adaptar obras extranjeras, bajo el supuesto de que el público local jamás iría a ver una película que no fuera norteamericana. Ya le tocará a El secreto de sus ojos, que según se conoció luego del Premio Oscar tendrá su debida remake en el imperio del norte (algo que aquí se festejó como un gol en el mundial de fútbol, lo que revela nuestro propio provincianismo). Pero lo cierto es que los resultados de estas adaptaciones suelen ser patéticos, por más que en una gran parte de ellas se copien los planos, conflictos, situaciones y hasta los propios diálogos del original.

El último ejemplo es Hermanos, del irlandés Jim Sheridan, remake estadounidense del filme homónimo de 2004 de la danesa Susanne Bier (editado aquí por el sello 791CINE), una directora que no casualmente ha desembarcado en los últimos años en el imperio del norte (con Cosas que perdimos en el fuego, de 2007, protagonizada por Benicio del Toro) a pesar de que en sus inicios fue integrante del Dogma de Lars Von Trier. Aquél Hermanos era un filme que, si bien con sus desniveles, lograba explorar las complejidades del alma humana a partir de las consecuencias que la guerra tenía en un núcleo familiar mínimo, donde la ausencia del pater familis terminaba generando un triángulo amoroso inesperado. Era una película que se inclinaba decididamente al melodrama, pero sin volverse pomposa, con una intensidad dramática considerable, en parte gracias a sus excelentes actuaciones. La cuestión es que, como en tantos otros ejemplos, la nueva versión made in America parece una traslación lavada, artificiosa, insustancial, casi una sombra de aquella otra película, por más que la copie textualmente en gran medida.

La primera escena ya hace temer su carácter artificial: como en una postal, se iza la bandera norteamericana (casi omnipresente en el filme) mientras unos soldados trotan al frente. Le seguirán escenas homónimas donde se mostrarán visiones idílicas de la familia perfecta, formada por el capitán Sam Shepard (un errático Tobey Maguire) su hermosa mujer Grace (Natalie Portman) y dos pequeñas hijas. Claro que la postal no durará mucho: Sam ha sido llamado nuevamente al frente, y apenas tendrá tiempo de compartir una tensa cena con su hermano Tommy (Jake Gyllenhaal, el mejor), la oveja negra de la familia, que acaba de salir de la cárcel. Ya en el frente, Sam no tardará en ser atrapado por los talibanes, aunque su propio Ejército lo dará por muerto, y la familia se verá obligada a hacer un funeral simbólico en su honor. Devastado por la noticia y la culpa que le genera su propia vida, con un padre que lo acusa de todo a él, Tommy comenzará a acercarse a la familia de su hermano y terminará enamorándose de su mujer, y viceversa. El problema surgirá cuando Sam vuelva del frente, completamente cambiado por los tormentos sufridos en la guerra, y comience a percatarse de que algo ocurrió en su ausencia, certidumbre que potenciará además sus desequilibrios psicológicos.

Si bien en el último tramo alcanza cierta intensidad, el filme de Sheridan tiene un problema esencial: su naturaleza de postal, su artificialidad mayúscula que lo lleva a ser más una novela de televisión que una película para el gran público. Se nota además un grado alto de improvisación: desde el casting, ostensiblemente errado en el papel de Maguire, hasta ciertas resoluciones dramáticas y narrativas que conspiran contra la verosimilitud de la película. Estereotipado y mediocre, el filme no se anima ni siquiera a criticar de frente la invasión norteamericana en Oriente Medio, aunque por allí exponga una especie de reparo en los cuestionamientos que balbucea Tommy (claro que se preocupa mucho más por mostrar que los talibanes son unos bárbaros desalmados). Eso que incluso por aquí está su mayor virtud: sugerir que la guerra no es un videojuego, que los soldados no son robots, insinuar al menos las consecuencias que puede tener sobre la psicología individual de las personas que van al frente, y contradecir por momentos el discurso oficial sobre la heroicidad intrínseca de los marines.  

 

Martín Ipa

Published in: on 13 abril, 2010 at 15:48  Dejar un comentario  

Imágenes Afganas

Lanzamiento

Ya salió a la venta el libro “Imágenes Afganas”, de mi amigo Emanuel Gatto Mainetti, un tipo sinceramente recomendable, y un cinéfilo de aquellos. Se vende en Rubén Libros y Llanto del Mundo. Juan Terranova dijo del el: “Los poemas de Imágenes Afganas de Emanuel Gatto Mainetti describen momentos conocidos, casi cotidianos, del pequeño intelectual vernáculo. Eso siempre genera afinidad. La novia que lee solamente a Aira, el pibe que tiene “los panfletos para derrocar a Dios”. Hay una fina línea de estilo a la que se podría considerar como “troskismo mágico cordobés”. Aunque acá en Buenos Aires también tenemos el objeto de inspiración, se ven menos las reflexiones poéticas que lo narran, lo sintetizan y lo constituyen”.

Published in: on 9 abril, 2010 at 23:55  Dejar un comentario